750 exbeneficiarios de inclusión social ya tienen un trabajo mejor

Señalan que hay unas 50 empresas e instituciones que sumaron a personas que pertenecían al plan.


Unos 750 beneficiarios del Plan de Inclusión Social ya fueron insertados laboralmente en más de cincuenta empresas, fundaciones e instituciones de la provincia. El número indica que las incorporaciones avanzan a buen ritmo, ya que a mediados de julio promediaban las quinientas personas.

"La semana pasada en materia de inserción laboral, que para nosotros es sumamente importante, hubo un caso específico que responde al interés provincial. Se trata de la empresa La Tranquera, de Buena Esperanza, donde se insertaron laboralmente tres beneficiarias. Es importante remarcar este cupo femenino dentro de las empresas. Además las emplearon con alta temprana, es decir de manera inmediata, a través de la Ley de Reactivación Económica", afirmó el jefe del Subprograma Promoción al Trabajo, Marco Puertas, del Ministerio de Desarrollo Social. Asimismo, contó que la firma ya les solicitó otras cuatro personas más para que se incorporen.

La premisa número uno de Inclusión Social es que cada beneficiario consiga un trabajo mejor. Marco Puertas

La nueva legislación de Inclusión Social permite que los beneficiarios tengan oportunidades laborales y capacitaciones para encontrar un empleo formal. "Estos procesos de inserción laboral no solo se dan en los grandes centros urbanos, sino que también los aplicamos en todo el interior provincial", indicó.

El funcionario afirmó que una institución escolar también empleó a beneficiarios. "En el Instituto San Ignacio también se insertaron, bajo convenio de trabajo, siete beneficiarios repartidos en distintas áreas, como administración y limpieza. Por otro lado, la bicicletería Grupo Olympia también tomó una beneficiaria para atención al público", detalló.

La compañía Coraza empleó a tres beneficiarios durante la semana pasada. "Transitaron el proceso de capacitación previsto por la ley, finalizaron esa instrucción y hoy están contratados de manera permanente por la empresa, es decir para formar parte de la planta permanente", explicó.

El director de Coraza, Alejandro Gómez, indicó que está conforme con el desempeño de los beneficiarios. "La gente que hemos incorporado se ha adaptado muy bien a nuestro ritmo de trabajo. Ellos están muy conformes y han demostrado que tienen ganas de trabajar. Eso es lo que nosotros estamos buscando de la gente que vamos a incorporar", expresó.

El gobierno provincial busca que el Plan de Inclusión Social sea una etapa temporal en la vida de las personas, por lo que los ayudan a conseguir un empleo formal o a capacitarse en algún oficio que les abra las puertas del mundo laboral.

"Cada inserción laboral, sea de una persona, dos, tres o cinco, la verdad que la vivimos con mucha alegría y mucho entusiasmo, porque estamos cumpliendo con la premisa número uno de Inclusión Social, que es que cada beneficiario consiga un trabajo mejor", expresó Puertas.

Otras empresas y entidades que han empleado beneficiarios son el Hospital Central "Ramón Carrillo", Sidemert, Herzo, Vaspu, Soporte Hospitalario, Laboratorio Petrino, Dietex, Lanz, Colibríes Centro de Día, Instituto Santa Catalina, SIEP, MAG, Panadería San Jerónimo, Hotel Visit, Asociación Civil Madre Tierra, Ludoteca Rayito de Sol y la Escuela de Policía.

"Creo que esta alegría y entusiasmo también responde a que estos beneficiarios van a obtener una mejora notable en su vida. Por el lado económico, tener un trabajo estable, y todo lo que conlleva una relación laboral formal", expresó el funcionario.

A su vez, el Ministerio de Desarrollo Social lleva adelante el proyecto de la escuela de alfabetización itinerante para que los beneficiarios de toda la provincia puedan terminar sus estudios.

"En cuanto a primaria y secundaria, incluida la alfabetización itinerante que va al interior, en total hay 950 estudiantes. Con respecto a las capacitaciones sobre oficios, tenemos más de 5.000 alumnos", indicó.

Publicidad