Apartaron a un docente de la UNSL por maltrato hacia sus estudiantes

Casi cuarenta alumnos afirmaron haber sido víctimas del profesor, señalado por violencia institucional y de género.


Un docente de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL) fue apartado de su cargo, señalado de ejercer maltrato sistemático hacia sus alumnos durante las clases, consultas y exámenes finales. La medida fue aplicada de manera temporal contra el profesor Enrique Vega, mientras dure el proceso de investigación y análisis sobre el caso, que incluirá el testimonio de las víctimas.

Así lo indicó la vicepresidenta del Centro de Estudiantes de la Facultad de Química, Bioquímica y Farmacia (FQByF), Ana Gorrindo, quien dijo que la decisión de separar al profesor fue avalada por el voto unánime del Consejo Directivo de esa unidad académica, durante la última sesión del cuerpo de decisión.

El Diario consultó al Decanato de la Facultad, pero no quisieron emitir declaraciones porque aún no habían notificado de la decisión adoptada al docente afectado.

Es necesario que esto se sepa para que más docentes entiendan que la violencia institucional es real y existe". Ana Gorrindo, vicepresidenta del Centro de Estudiantes de la FQByF.

Según la dirigente estudiantil, los malos tratos de quien tiene a cargo las clases teóricas de Química Inorgánica, Enrique Vega, fueron detectados a fines de mayo, ante lo que la agrupación San Luis Independiente (SLI) elevó una queja formal ante el Consejo Directivo de la FQByF.

"Hicimos una consulta para contestar de forma anónima en las redes sociales y nos sorprendimos al recibir casi cuarenta testimonios de compañeros que tuvieron problemas con este docente. Luego hicimos una reunión con los damnificados y notamos mucho enojo, inclusive nos mostraron videos que probaban las situaciones de violencia verbal y psicológica que tuvieron que padecer", explicó Gorrindo. Agregó que entre los que aportaron datos no solo había ingresantes, sino también alumnos de años anteriores, que vieron la posibilidad de contar los padecimientos por los que tuvieron que atravesar.

Entre los destratos que ejercía Vega —según afirmó la vicepresidenta del Centro de Estudiantes de la FQByF—, los más comunes eran los "ninguneos" permanentes, como también los comentarios misóginos y sobre la apariencia física de los alumnos.

"Nos aseguraron que en las clases los violentaba verbalmente, lo que llevó a algunos compañeros a abandonar o cambiarse de carrera. Inclusive, muchos dijeron que rindieron hasta seis veces el examen final de la materia, lo que les generaba miedo y angustia de tener que enfrentarse de nuevo a una situación de maltrato", sostuvo Gorrindo.

Además, la dirigente dijo que luego de que el caso salió a la luz pública a fines de mayo, y ante la queja formal de SLI, Vega fue puesto en licencia por el Decanato de la unidad académica, pero regresó a sus tareas habituales un mes más tarde, y con él, las situaciones de agresión hacia los estudiantes. Ante esa reincidencia, la agrupación insistió y volvió a reiterar el pedido de separación del docente, una solicitud que fue contemplada por el máximo cuerpo de decisión de la FQByF, con vigencia a partir de esta semana.

"Queremos y es necesario que esta situación se sepa para que más docentes entiendan que la violencia institucional es real y que existe entre sus colegas hacia los estudiantes, con frases agraviantes y ofensivas hacia nosotros, como 'dedicate a otra cosa', 'andá a vender Avon' o 'ponete un quiosquito'. Vamos a seguir el caso de cerca y también con el acompañamiento a los alumnos damnificados", dijo la dirigente estudiantil.

"Estamos preparando un protocolo contra la violencia institucional en la facultad —agregó—, porque evidentemente nadie sabe cómo actuar frente a este caso, para que se conforme una comisión que contenga a las víctimas ante casos de maltrato".

Publicidad