Caso Ramos: el juicio será entre el 30 de mayo y el 10 de junio

El Tribunal de Alzada, integrado por los jueces Hugo Saá Petrino y José Luis Flores, tomó la decisión este viernes.


Los jueces Hugo Saá Petrino y José Luis Flores, integrantes del Tribunal de Alzada, tomó la decisión este viernes de confirmar la fecha del debate oral y público por el homicidio de la docente Mónica Ramos, ocurrido en San Luis el 3 de marzo de 2020. Será entre el lunes 30 de mayo y el viernes 10 de junio.

Luego de conocida la notificación de los magistrados y después de la audiencia en la que se aceptó prueba pedida por las partes para el juicio oral por el asesinato de Ramos, se abrió la etapa para que se diligencien algunas solicitudes de informes, le explicó a El Diario Santiago Saín, el abogado que junto a Álvaro Allende representa a los hijos de la víctima.

"Va a haber una cierta demora, porque, por ejemplo, hay oficios para saber sobre seguros de vida, otros dirigidos al banco (NdP: para tener datos sobre movimientos en las cuentas de la profesora en fechas próximas a la ocurrencia del homicidio). Y hay un oficio muy importante, que va a la firma Peugeot", para contar con el registro del GPS del 308 de Ramos, que fue robado y hallado al día siguiente en Balcarce al 500, a unas ocho cuadras del domicilio de la víctima, ubicado en Belgrano al 100, refirió el letrado.

"Peugeot ya ha contestado que eso va a Brasil, para que nos dé la guía de GPS y nos indique el trayecto del vehículo desde que fue sustraído de la casa de Mónica hasta que fue abandonado en la vía pública", abundó.

Una de las pruebas que pidieron la abogada Mirta Esley y su hijo, Ricardo Gutiérrez Esley, en su carácter de defensores de Federico Núñez, el único acusado que hay por la causa, es que se rastree una denuncia que el imputado refiere haber hecho tiempo antes del crimen por el robo de un bolso. Para encontrar esa denuncia también hay que realizar diligencias para que se busque en la comisaría.

En el domicilio de la víctima la Policía halló un morral en el que había un buzo, tickets, anotaciones manuscritas con números y un sobre e instructivo para activar una tarjeta bancaria. “Núñez Héctor F.”, decía uno de esos documentos, dando la referencia del propietario. Luego, a través de averiguaciones, los policías lograron establecer que el dueño era Núñez. Ese fue un elemento central para que en su momento el juez Marcos Flores Leyes lo procesara con prisión preventiva. Por ello, para la defensa, demostrar que él no tenía en su poder ese bolso al momento del asesinato puede ser de mucho valor.

Saín recordó que entre la investigación penal preparatoria y la elevación a juicio hay una etapa intermedia, que se concretó en la audiencia de admisión de prueba realizada el miércoles 16, en la que "se hizo una suerte de control y ampliación de la prueba" por parte del Ministerio Público Fiscal, la querella y la defensa. Cada una de las partes ofreció la prueba testimonial, pericial, documental e informativa que era de su interés de cara al juicio, para el que aún no hay fecha.

El viernes 18, el juez Hugo Saá Petrino, además de rechazar "por improcedente" un planteo de nulidad que había hecho en la audiencia del miércoles la defensa de Núnez, refirió cuál era la prueba admitida, que incluye la declaración de gran cantidad de testigos y una reconstrucción virtual a partir del material fílmico de la causa, tarea que estará a cargo de peritos del Departamento de Delitos Complejos del Poder Judicial.

Publicidad