Cayó casi un 50% el consumo de carne en San Luis

Los cortes más pedidos son la molida y la blanda. El pollo y el cerdo ganaron mucho terreno en las ventas.


En un sondeo realizado por El Diario, los comerciantes del rubro afirmaron que luego de noviembre, cuando la carne sufrió una suba de más del 20%, mermaron las ventas casi un 50 por ciento en comparación con los meses anteriores. Aunque para las Fiestas de fin de año el producto tuvo un gran aumento en su consumo, menguó hacia los primeros días de enero.

“En las Fiestas nos sorprendió bastante el consumo de carne, se vendió bien y estos días se ha calmado”, expresó Sofía, empleada de una carnicería y pollería ubicada en Lafinur y 25 de Mayo.

“En una semana subió dos o tres veces la carne. Ahora vendemos mucho pollo, milanesas y lechones; nos sorprendió que se consumiera tanto, no esperábamos tal recepción”, agregó, en referencia al consumo de pollo, lechón y cerdo.


A todos les bajaron un 50 por ciento las ventas, de acuerdo a las subas que hubo, y ahora enero está tranquilo”. Jonathan, propietario de una carnicería.


“Lo que más me piden y lo que yo vendo mucho es carne molida”, comentó el propietario de una carnicería ubicada en avenida Lafinur 275, Jonathan Agüero. La carne molida y la blanda son los cortes que más están buscando los puntanos, por el precio, la calidad y el gusto. “La gente ahora se mide para comprar, por eso elige mucho la molida”, apuntó el carnicero. Y agregó que “a todos les bajaron un 50 por ciento las ventas, de acuerdo a las subas que hubo, y ahora enero está tranquilo”.

Pese a los aumentos en la carne, los comerciantes afirman que, los fines de semana, los puntanos no se resignan y van a comprar el asado. Aunque con algunas diferencias, la comida tradicional sigue manteniendo sus ventas y continúa siendo uno de los productos más consumidos. Ariel Ramón, propietario de un negocio del rubro, afirmó que “los fines de semana, sobre todo el domingo, los vecinos vienen a buscar tiras de asado o algún matambre”. Lo mismo informó un trabajador de una cadena de carnicerías, Jorge Amurrio: “Durante la semana buscan cortes comunes y el fin de semana buscan el asado, sobre todo de viernes a domingo”.

En lo referido a precios, se puede encontrar molida desde los 450 pesos el kilo, blanda desde los 900, costilla a 700, lechones a 890 el kilo, matambre desde 1.000 pesos y tapa de asado a 900.

Los entrevistados comentaron que siempre hacen alguna oferta nueva para que las personas puedan comprar otros cortes a un mejor precio. “La gente quiere calidad y precio. Por ejemplo, cuando puse en oferta la costilla empezó a volar; ahora me falta”, finalizó Jonathan. Y resaltaron que se está vendiendo mucho la comida ya preparada, como milanesas, hamburguesas o albóndigas.

Publicidad