Cumplió una condena y volvió a la cárcel a menos de un mes de abandonarla

El Pastelero”, como apodan a Rubén Orlando Palacio, fue detenido a fines de octubre como sospechoso de varios robos en Quines. Igual, lo procesaron por tenencia ilegal de un arma.


Rubén Orlando Palacio no escarmienta. A menos de un mes de abandonar la Penitenciaría provincial, donde cumplió una condena por uno de los tantos delitos que figuran en sus antecedentes, este miércoles volvió a la cárcel por orden del juez Correccional y Contravencional 1 de San Luis, Marcelo Bustamante Marone, quien lo procesó por tenencia ilegal de un arma de fuego. El último día de octubre, “El Pastelero”, como lo apodan, fue detenido mientras andaba por las calles de Quines en una bicicleta robada con un arma de fuego calibre 22 corto con cinco municiones entre la ropa.

En realidad, a Palacio trataban de ubicarlo porque lo señalaban como sospechoso de diferentes robos ocurridos en viviendas de la zona. Días después de su detención, el lunes 1º de noviembre, efectivos de la Comisaría 15ª de Quines allanaron la casa de su madre y su hermano, donde secuestraron bienes denunciados como robados, y también de su actual pareja.

No obstante, Bustamante Marone lo procesó por el arma que le hallaron, aunque fundó el dictarle prisión preventiva teniendo en cuenta los antecedentes de “El Pastelero”, quien tiene 23 años.

Publicidad