Denuncian que una familia golpeó a sus hijos a la salida de la escuela

Las partes involucradas en el conflicto viven en el mismo barrio, el José Hernández.


Cinthia Aumada teme por su integridad física y por la de su hijo de 16 años y su hija de 14, ambos alumnos de la Escuela Nº 9 "Esteban Adaro", del barrio José Hernández. La mujer denunció en la Comisaría 6ª que el martes, a la salida de la institución, sus hijos fueron agredidos por compañeros y luego por familiares de estos. Ayer, la mujer fue al Poder Judicial a ratificar su denuncia, pero dijo que le indicaron que debe esperar a ser citada.

En la comisaría expuso que el conflicto sucedió alrededor de la 13:15. "Los compañeros ya lo venían amenazando a mi hijo dentro de la escuela, pero yo les he enseñado que hagan oídos sordos, para evitar problemas. Él ayer (por el martes) no prestó atención a lo que le dijo uno de los chicos y cuando salieron lo agarraron entre cuatro compañeros, pero él terminó enfrentándose solo con dos. Peleó con uno y luego se metió otro chico, que le dio una patada y una piña en la cabeza y lo hizo caer al piso. Los separaron los vecinos y los agresores se fueron, pero después volvieron con familiares mayores, que les pegaron a mis hijos", contó la denunciante a El Diario.

Dijo que estos adultos que atacaron a sus hijos son dos mujeres que llegaron armadas con piedras y un hombre. "Él lo invitaba a mi hijo a pelear como si fuera grande y tenía una punta o un destornillador, mi hijo no recuerda bien. Él tenía miedo, así que se fue corriendo a pedir auxilio, porque le estaban pegando a mi hija también", detalló.

Ayer a la mañana los directivos de la escuela citaron a una reunión a todos los alumnos que habían participado del inconveniente y también a sus padres. "Los jóvenes agresores fueron muy bien preparados por sus padres, alegaron cosas de las que ni siquiera el establecimiento tenía conocimiento. Yo las pocas veces que pude ir a la escuela, porque trabajo todo el día, les dije que mis hijos estaban siendo acosados allí y me dijeron que ya iban a tomar medidas, pero nunca las tomaron hasta que pasó lo que sucedió ayer (por el martes). En el colegio les hicieron a mis hijos pedirles disculpas a los agresores", aseguró.

"La solución que me dieron es que los cambie de colegio. Lo que tienen que hacer es resolver el problema, pero el establecimiento se lavó las manos, están a favor de la familia agresora. El director dijo 'yo estoy en todo mi poder de correrlos del establecimiento y ellos se van a tener que mudar de provincia si quieren ir a una escuela'. ¿Entonces cómo es? ¿Tengo que dejar que me los apuñalen ahí para que ellos puedan seguir yendo y no pierdan sus estudios?", lamentó la mujer.

Por su parte, el director de la escuela, Daniel Rosales, y la vicedirectora, Miriam Alcanoni, consultados por El Diario, aseguraron que le brindaron a Aumada soluciones, como por ejemplo, permitir que sus hijos ingresen minutos después del horario de entrada para así evitar que se crucen con los alumnos con los que tuvieron el conflicto. También indicaron que dispusieron que pueden retirarse unos minutos antes del horario de salida con el mismo fin, pero como la mujer no puede ir a buscarlos a esa hora por su trabajo le ofrecieron que los chicos sean acompañados por personal de maestranza hasta su domicilio, que está ubicado al frente del establecimiento.

Además, las autoridades negaron haber referido que tenían el poder de echarlos del colegio.

Publicidad