Dos mujeres que gozaban de prisión domiciliaria volvieron al penal

La Policía constató que no estaban en sus casas y, además, una de ellas fue sorprendida y detenida en otro hurto.


No solo no cumplieron las normas, sino que una de ella continuó delinquiendo a pesar de estar procesada por otro hecho grave. El jueves, a pedido del fiscal de Instrucción Esteban Roche, el juez de Garantía 3, Marcos Flores Leyes, les revocó la prisión domiciliaria a Yamila Barroso y Verónica Agüero, imputadas el mes pasado por haberle robado a Claudio Leyes junto a otros dos hombres en Juana Koslay. La víctima fue golpeada tan salvajemente que aún está postrada. Ahora, las mujeres deberán esperar en la cárcel hasta que concluya la investigación por ese hecho.

El 6 de mayo, Barroso y Agüero fueron imputadas junto a Aníbal Galeano y Bernabé Chávez por “Robo doblemente calificado por las lesiones causadas y por ser en poblado y en banda” por el caso de Leyes, quien fue atacado la madrugada del domingo 17 de abril en el playón de una estación de servicio ubicada en el ingreso Juana Koslay, sobre avenida José Santos Ortiz.

Se les dictó prisión preventiva por 120 días a los cuatro, pero el juez fue benevolente y accedió al pedido de las defensas de las mujeres, que solicitaron se les permita cumplir la medida privativa en sus hogares porque tienen hijos menores a cargo. Galeano y Chávez, en cambio, fueron derecho al Penal. Pero no cumplieron. “En el caso de Agüero teníamos un documento del Instituto de Reinserción Social con un informe del personal policial, que se constituyó en los domicilios de cada una de ellas y, al no encontrarlas, entendimos que habían violado que las pautas que el juez había fijado”, explicó ayer Roche. Por eso solicitó una audiencia de revisión de la prisión preventiva, un procedimiento incorporado por el nuevo Código Procesal Penal.

“Básicamente pedimos la audiencia porque teníamos evidencia que mostraba que habían incumplido con la prisión domiciliaria y porque habían estado involucradas en hechos delictivos. Es más, Barroso se encuentra en prórroga (de la detención) de una causa que le imputamos por robo simple en grado de tentativa”, ahondó.

Y es que el viernes 17 de junio, alrededor de las 23:40, Barroso fue demorada junto a un hombre de apellido Rodríguez tras arrebatarle el teléfono a un joven que esperaba el colectivo en calles La Merced y Rawson, en la zona oeste. Motoristas de la Policía los interceptaron en La Merced y Corrientes e iniciaron una causa por “Robo simple”.

El miércoles, tras recibir un oficio de Roche, Agüero fue apresada en su domicilio en la zona oeste y trasladada a la Comisaría 4ª igual que Barroso, informó el subjefe de esa dependencia, comisario Cristian Escudero.

Anteayer, tras una larga audiencia, Flores Leyes revocó la domiciliaria de ambas y, a pedido de Roche, decretó estén en la Penitenciaría hasta que concluya la investigación y no por 120 días como resolvió en su momento. Tras coordinar detalles con una jueza de Familia por el tema de sus hijos, las mujeres fueron trasladadas a la Penitenciaría por la tarde.

El defensor oficial en lo Penal 3, Matías Farinazzo Tempestini, quien asiste a Agüero, le comentó a El Diario que ya presentó un recurso ante el tribunal de impugnaciones para que se haga una nueva revisión de la medida, que considera injusta para con su defendida. La semana entrante habría un pronunciamiento sobre si le hacen o no lugar.

Publicidad