Cargando...

El conductor que causó la muerte de una mujer iba alcoholizado

El alcotest arrojó que tenía 0,47 gramo de alcohol por litro de sangre. El máximo permitido es 0,50.


Manuel Ciruelos, el conductor de 19 años que circulaba en el Volkswagen Nivus que la madrugada de este domingo colisionó con un taxi en la esquina de Bolívar y Colón, tenía 0,47 gramo de alcohol por litro de sangre, según lo informado a El Diario por el jefe de Accidentología Vial, comisario Ismael Sosa. Es decir, por poco no superaba el máximo permitido para conductores particulares, que es 0,50. En el choque perdió la vida de manera instantánea Beatriz Arminda Olivera, de 56 años y vecina de la manzana I del barrio Francisco Cáceres, quien iba en la parte de adelante del taxi, en el asiento del acompañante.

Olivera, junto a las otras dos pasajeras, regresaba de la fiesta del empleado público, que celebró su tercera noche en el Espacio Royal Arena, en la zona sur de la capital puntana. El Ministerio de Salud, en sus redes sociales, expresó sus condolencias por su fallecimiento e indicó que la mujer se desempeñaba como administrativa en el Centro de Salud “Hanna Abdallah”.

El jefe policial refirió que estiman que el Volkswagen circulaba “a entre 70 y 80 kilómetros por hora, aproximadamente”, aunque no se descarta que haya ido a una velocidad mayor. En el otro vehículo, un Chevrolet Classic con licencia de taxi 981, viajaban, además de la víctima fatal, José Mariano Jofré, el conductor, de 50 años y domiciliado en Santa Fe al 500, y dos conocidas de la mujer fallecida. Son María Isabel Torres, de 49 años, quien reside en la calle Benedicto Morales del barrio Amep, y Graciela Mabel Morales, de 57 años, domiciliada en la manzana H del barrio Francisco Cáceres. Ambas resultaron ilesas.

El hecho sucedió pocos minutos después de las 5 de la madrugada. Sosa describió que el taxi transitaba de sur a norte por la calle Colón y el auto por Bolívar, de este a oeste. Cuando personal de Accidentología Vial llegó al lugar, Ciruelos, quien tiene domicilio en la calle Anchorena de Juana Koslay, permaneció en estado de nerviosismo y se había alejado unos metros de su rodado. El muchacho resultó ileso, dado que los airbags se accionaron de inmediato después de la colisión.

Tras el impacto, las mujeres que viajaban junto a Olivera comenzaron a llamarla y al observar que no respondía solicitaron de modo urgente una ambulancia. Los médicos del Sempro asistieron a los ocupantes del taxi y constataron que Olivera ya no tenía signos vitales. Ella se llevó la peor parte dado que el Volkswagen impactó de lleno en la puerta delantera izquierda del taxi, donde estaba ubicada.

Bomberos de la Policía debieron extraer la puerta con herramientas, para que los médicos pudieran atenderla. Los profesionales le practicaron maniobras de reanimación durante varios minutos, pero no lograron salvarla.

Luego otra ambulancia trasladó al conductor del taxi al Hospital San Luis, donde hasta ayer a la tarde permanecía en observación en la guardia, por un traumatismo craneoencefálico leve, según le informó a El Diario el director del centro médico, José Núñez.

La causa quedó caratulada de manera preventiva “Averiguación homicidio culposo en accidente de tránsito”, y está bajo la órbita del Juzgado Penal 1, a cargo del juez Juan Manuel Montiveros Chada. En primera instancia, el magistrado ordenó que el cuerpo de Olivera fuera trasladado a la morgue judicial para que le realizaran la autopsia y que ambos vehículos fueran secuestrados. El comisario Sosa comentó que la necropsia reveló que la mujer murió por “politraumatismo interno”.

En comunicación con El Diario, el juez Montiveros Chada señaló que también solicitó a los efectivos de Accidentología Vial y de Criminalística que realicen “todas las pericias accidentológicas pertinentes para determinar los pormenores y la dinámica del hecho”.

No hay cámaras de seguridad públicas en la intersección de Bolívar y Colón, dijo Sosa. “Averiguamos si hay (filmadoras) en otros cruces anteriores por los que pasaron los vehículos. Creemos que en la zona del hecho hay cámaras privadas, que van a ser solicitadas y analizadas para establecer si el conductor del Volkswagen efectivamente viajaba solo, como dijo”, concluyó.