El K-9 celebró sus 14 años de búsqueda y rescate con perros

Los integrantes comparten el amor por los animales y la constante capacitación en distintas disciplinas.


El grupo K-9 es una ONG que celebró sus catorce años de trabajo en la búsqueda y rescate de personas con perros. Los integrantes comparten el amor por los animales y la capacitación constante en varias disciplinas. Han participado en distintos casos a nivel local, provincial y nacional; lo hacen con fondos propios y sin fines de lucro.

Están conformados por 45 miembros, de los cuales 25 son operativos y los demás administrativos y socios. Cuentan con tres perros, Draco, Daga y Rex, preparados para distintas tareas.

"Ingresé buscando otra forma de contribuir, porque hace un par de años que trabajo en terapia con mis perros. Me desempeño en la preparación de los animales, y tengo uno participando. Tenemos que saber de primeros auxilios humanos y caninos; orientación; supervivencia; trabajo en alturas, entre varias cosas más. A mí me encanta", mencionó Gabriela Boero, quien forma parte del grupo desde hace unos siete meses.

Trabajar con canes ofrece grandes ventajas: por el mayor desarrollo de los sentidos, pueden oler y oír cosas que son imperceptibles para los humanos. Ceferino Villegas es el jefe mayor del K-9 y uno de sus fundadores, quien expresó: "En las búsquedas, un perro hace el trabajo de setenta personas. Aplicando distintas técnicas podemos barrer grandes terrenos, ahorrando gran cantidad de tiempo y recursos", destacó.

En el caso de Guadalupe Lucero, no nos convocaron. Nosotros no podemos intervenir sin la solicitud de un juez o fuerza autorizada. Ceferino Villegas

El hombre, un militar retirado de la Fuerza Aérea con cuarenta años de trabajo en la V Brigada, repasó algunos de los casos donde participaron. "En la ciudad estuvimos hace algunos años en la búsqueda de Abel Ortiz. También en el caso Juan Carlos Rubilar, el chico que no encontraban después de que fuera a los corsos en La Pedrera", enumeró Villegas. Y agregó: "Estuvimos colaborando en Papagayos con el rastreo de Lucas Bolotti, también en distintos casos en la zona de Merlo y Carpintería en varias oportunidades".

El grupo formó parte del equipo que trabajó, en el 2014, en la tragedia de El Rodeo, un pequeño pueblo turístico catamarqueño que fue arrasado por un alud que se cobró doce vidas. "Había mucha gente porque ese día estuvo Abel Pintos. Fue nuestra primer experiencia con muchos grupos de rescate del país. Aprendimos mucho y fue muy duro. En la zona de trabajo se percibía el olor a cadáver, vehículos hechos un bollo, el río había arrasado con piedras enormes y no permitía hacer la labor de forma segura", recordó Villegas. Además participaron en otras provincias como San Juan y Córdoba.

"Trabajamos con Bomberos, Policía, Defensa Civil y con otros grupos. Todos nos capacitamos de forma constante en las distintas especialidades. Nuestro fuerte es siempre el trabajo en equipo, conocer el terreno y nunca perder de vista la seguridad de uno, porque si nos pasa algo, el problema se duplica y no podemos actuar", comentó José Ertivo, jefe de Comunicación y Rescate del grupo, quien además es controlador aéreo y trabaja en el aeropuerto.

Primero es la seguridad de uno, si no no podemos actuar. Nuestro fuerte es el trabajo en equipo y la capacitación constante. José Ertivo.

"En el caso de la niña desaparecida, Guadalupe Lucero, no nos convocaron. Nosotros no podemos intervenir sin una solicitud de un juez o de alguna fuerza autorizada", afirmó Villegas.

En diálogo con El Diario, el grupo afirmó que no reciben ayuda estatal, pese a que la han solicitado. "Hablamos con el intendente este año, y el año pasado con el secretario general; por ahora no hubo respuestas. No pedimos dinero, necesitamos elementos básicos como tablas rígidas, cascos de rescate, collares multimedidas, equipos de comunicación. Incluso si algún día la institución no funciona más, ojalá que no pase, pensamos donar todo a otros equipos de rescate", sostuvo el jefe mayor.

Publicidad