En el radicalismo preocupa la falta de liderazgo de Manes

Tras una buena elección, el neurocirujano se mantuvo al margen de las negociaciones en Diputados y terminó favoreciendo a la vieja guardia radical.


Facundo Manes se mantuvo al margen de la tensa negociación por las autoridades del radicalismo en Diputados y en el partido advierten una falta de liderazgo. El neurocirujano consiguió en septiembre casi 1.294.000 votos que, si bien no le alcanzaron para ganarle a Diego Santilli, sí le sirvió para convertirse en una pieza fundamental del armado de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires.

Sin embargo, tras la elección, evitó ocupar un lugar de liderazgo y se apartó de las negociaciones por las negociaciones de las autoridades radicales en la Cámara Baja.

Ese distanciamiento de Manes terminó por favorecer a la vieja guardia radical y relegó a la renovación, un sector al que el diputado electo dice apostar para renovar la política.

Como explicó, Mario Negri juntó los votos para continuar como jefe del interbloque opositor, mientras que los quince diputados que lidera Emiliano Yacobitti esperan un llamado para negociar espacios y amenaza con romper la bancada si no se contempla su reclamo de mayor participación.

"Hay voluntad de establecer reglas, proporcionalidad, pero pasan los días y no hay cambios en la manera de hacer las cosas", señalan desde el espacio de Yacobitti, quien hace 15 días admitió en una impactante primicia de LPO, su intención de relevar a Negri.

Desde el radicalismo destacan la falta de liderazgo de Manes dentro del partido, una situación que parece extraña si se tiene en cuenta que jugó fuerte en la interna de Cambiemos.

La retirada de Manes de la rosca por las autoridades genera algunas incógnitas hacia el interior del radicalismo, una fuerza apasionada por la negociación interna. ¿Manes representa una renovación y banca al viejo radicalismo? ¿Puede esto influir en su futura candidatura a presidente?

Como sea, su decisión de mantenerse al margen terminó beneficiando a Negri y la vieja política del partido. ¿Por qué no respaldó a Yacobitti o a Rodrigo de Loredo, que le ganó a Negri por amplio margen la interna radical en Córdoba.

Resulta un dato político de relevancia la decisión del neurocirujano de no ponerse al frente de la negociación. Con un capital de más de 1.200.000 votos, Manes no lideró desde la elección ninguna iniciativa política dentro de la UCR.

Hacia lo que viene, Manes asoma como un candidato indiscutido, luego de una elección en la que le faltaron pocos votos para llegar al 40% dentro de la interna de Cambiemos. Pero las dudas que asomaron en las últimas semanas están vinculadas a su capacidad de liderazgo.

Ocurre que Manes fue candidato de una estructura prestada y sin territorio alguno. Los líderes del partido se encolumnaron detrás suyo para la elección, pero Manes no lidera espacios internos.

En definitiva en la jefatura del partido aparecen actores más territoriales como Gerardo Morales (Jujuy), Ernesto Sanz y Alfredo Cornejo (Mendoza), Maxi Abad (Buenos Aires), Yacobitti y Martín Lousteau (CABA). El interlocutor de Manes con todas esas figuras es su hermano, Gastón, que tiene una larga trayectoria en los recovecos del partido centenario.

Esa carencia de liderazgo se vio en el acto de fines de octubre en Ferro, donde el discurso de Manes no logró encender a los jóvenes radicales y hasta se vio opacado por Maxi Abad.

Publicidad