En octubre, renovar el alquiler vendrá con una suba de casi el 68%

De acuerdo a lo establecido por el índice mensual del Banco Central de la República Argentina.


Con una Ley de Alquileres que sigue generando problemas y parece que no va a tener ningún cambio, al menos por ahora, los inquilinos que tengan que renovar sus contratos de alquiler en octubre deberán hacerlo con un incremento del 67,31%, de acuerdo a lo establecido por el índice mensual del Banco Central de la República Argentina. En el Colegio de Martilleros Públicos de San Luis señalan que estos ajustes son los más elevados en lo que va del año y que el rubro está "en retroceso".

Desde julio de 2020, cuando entró en vigencia la norma, las actualizaciones promediaban entre el 30 y el 35%, pero en los últimos meses los porcentajes se dispararon. “Todos los meses va a ser un récord porque en virtud a la inflación y la situación económica que sigue golpeándonos, los porcentajes van a ser cada vez más altos”, afirmó el secretario del Colegio de Martilleros, Bruno Scanferlato.

Aunque este aumento que se verá reflejado en octubre está por debajo de la inflación interanual (calculada en agosto en 78,5% según el Indec), el costo de los alquileres está en niveles muy elevados y supera proporcionalmente las mejoras de los salarios que pueden lograr los trabajadores y trabajadoras.

Es triste y preocupante, porque en cualquier momento vamos a tener que trabajar para sobrevivir y alquilar (Bruno Scanferlato-Secretario del Colegio de Martilleros de San Luis)

Scanferlato definió la situación como “triste y preocupante”, al indicar que hoy el inquilino debe destinar buena parte de sus ingresos para costearse un inmueble y sus servicios básicos. “Son subas muy importantes. Estamos hablando de casi un 70% de aumento. El día de mañana, con estos valores de locación, provocarán que simplemente debamos trabajar para poder sobrevivir y pagar un alquiler o los impuestos”, aseguró.

Con respecto al rubro, el profesional admitió que está en retracción, tanto en el mercado de alquileres como también para la venta de inmuebles. “Es difícil sacar un porcentaje real o aproximado de ventas de propiedades, porque muchas veces hay compradores que llevan adelante un negocio inmobiliario y que no lo terminan inscribiendo en ese momento. Entonces se concreta un acto jurídico en marzo y quizá se escritura en septiembre”.

A modo de ejemplo del descontrol en los valores, un departamento de un dormitorio de categoría media, ubicado en el microcentro de la ciudad, que hoy se alquila a unos $25.000 en promedio costaba $15.000 en septiembre del año pasado. Es decir que en este caso el aumento interanual del canon locativo superó el 60 por ciento.

Publicidad