Entró a robar a la parroquia que una vez le dio asilo

Sustrajo 2 ventiladores, cortinas, una valija y cien metros de cable trifásico. La Policía lo sorprendió infraganti.


En la madrugada del miércoles, agentes de la División de Respuesta Inmediata Motorizada (DRIM) sorprendieron y detuvieron a un delincuente de 19 años cuando intentaba escapar saltando la medianera de la Iglesia de la Medalla Milagrosa, ubicada en avenida Sarmiento 2293. El sospechoso, identificado como Lucio Rafael Lucero, fue trasladado a la Comisaría 2ª, donde permanece alojado a disposición de la fiscal de Instrucción 4, María del Valle Durán, por “Hurto agravado por escalamiento”.

Una fuente policial indicó que alrededor de las 4:20 los efectivos, que estaban realizando un operativo vehicular en avenida Centenario y Riobamba, recibieron un alerta del Centro de Atención de Operaciones que indicaba que en la parroquia había un delincuente sustrayendo bienes. Por la cercanía solo les tomó unos minutos llegar y sorprender infraganti a Lucero.

Ingresaron con las motos a un descampado lindero al templo y allí divisaron al sospechoso, que trataba de bajar por la medianera. Al verlos, el delincuente arrojó una valija y dos ventiladores y se volvió a adentrar en el predio. De inmediato los policías comenzaron a escuchar gritos de auxilio: era el párroco Pablo Rafael Boffa, quien había advertido la presencia del sospechoso en la iglesia.

Boffa autorizó a los policías a ingresar al templo y estos lograron arrestar a Lucero, quien había corrido hacia el garaje y se había escondido debajo de un vehículo. Una vez que lograron reducirlo y colocarle las esposas, aguardaron hasta que llegó personal de la Comisaría 2ª, dependencia que tiene jurisdicción en esa zona, y lo trasladó.

“Por declaraciones del demorado, ingresó a la parroquia utilizando copias de llaves que obtuvo en una ocasión en que se quedó a dormir allí recibiendo ayuda social por parte del párroco, dado que estaba en situación de calle”, agregó el informante. Los efectivos también se incautaron de dos ventiladores, una valija con más de cien metros de cable trifásico y tres cortinas blancas, que eran los elementos que Lucero pretendía sustraer de la iglesia; todos ellos fueron reconocidos por Boffa.

Se metieron al cementerio para escapar

Otros que no respetaron ni la propiedad ajena ni el camposanto fueron los ladrones detenidos el lunes a la mañana dentro del Cementerio del Rosario de la capital. Minutos antes, los sospechosos robaron la batería de un Volkswagen Pointer que estaba estacionado sobre calle Falucho, a metros de Balcarce, lo que fue advertido por un operador de las cámaras de seguridad pública, que avisó a la Policía.

Los delincuentes, que tienen 53 y 29 años y viven en la zona oeste, se movilizaban en una moto tipo enduro y enfilaron por Lafinur al norte. Motoristas de la Policía ya los buscaban, y los divisaron en Santa Fe y 9 de Julio. Cercados, el conductor de la moto no tuvo mejor idea que meterse con vehículo y todo al cementerio: él optó por detener la marcha y quedarse allí, junto a la batería robada, marca La Puntana; al otro lo buscaron entre los panteones hasta encontrarlo.

Ambos están detenidos en la Comisaría 1ª.

Publicidad