Es intendente, dice que gana 34 mil pesos , no pasa cuota de alimentos y anda en una chata de 10 millones

La jueza de Familia Viviana Oste se encuentra nuevamente en el medio de un escandaloso juicio de filiación que involucra a un alto político provincial. Esta vez se trata del intendente de Las Aguadas, Ramón Cruz, quien presentó un recibo de sueldo por $34.000 en el juicio que le inició Pamela Lozano, pidiendo que reconozca legalmente a la hija de ambos.


Esta causa legal comenzó en 2019, luego de que Cruz no se presentara a mediación judicial. “En las 3 citaciones que se le hizo, no se presentó en ninguna”, contó Pamela, en diálogo con El Diario. Cruz tampoco accedió a contactarse con Pamela para coordinar la realización de la prueba de ADN. “Lo llamaba, le mandaba mensajes de WhatsApp y no obtenía ninguna respuesta de parte de él. Lo único que me dijo después de haber insistido por tanto tiempo fue ´haceme llamar por la Justicia y me presentaré’. Nunca tuvo buena predisposición”, recordó la mujer.

La prueba de ADN se concretó recién 3 años después, en julio de 2022. Costó $18.000 que tuvieron que ser costeados por Pamela. A fines de agosto se conoció el resultado, el cual confirmó que Cruz es el padre biológico de la hija de Pamela. “Aún así, teniendo el ADN, no avanza. Con la cantidad de pruebas que hay, ya tendría que haber dictado sentencia la jueza”, comentó la mujer.

De igual manera, eso no es lo más aberrante de la causa. En el año 2019, la juez dictaminó que Cruz pague alimentos provisorios y ordenó a la Municipalidad de Las Aguadas que le retuviese el 20% de su salario, para depositarlo en una cuenta judicial. Sin embargo, esto nunca ocurrió. Por ende, se libró un nuevo oficio, pidiendo que inscriban a Cruz en el registro de deudores alimentarios.

El pago por los alimentos provisorios se efectivizó hace 15 días, pero el intendente de Las Aguadas, aseguró Pamela, “solo depositó 8 meses de este año”. “El monto que estaba depositado era una miseria, porque él está notificado desde 2019 y solamente se hizo cargo de lo de este año”, comentó.

Sin embargo, eso no es lo “más bronca” le da a Pamela. Lo peor de la situación es que Cruz presentó 5 recibos de sueldo, donde figura que su salario es de $34.000. “Si se observa bien, es un recibo de sueldo hecho por él mismo en la misma Municipalidad, porque no tiene sello de la provincia ni nada para que parezca que son legales y avalados por Contaduría General de la Provincia”, sostuvo la mujer.

El Diario accedió a estos recibos de sueldo y corroboró el monto, $34.155,38 para ser exactos, y el hecho de que no presentan ningún tipo de certificación por parte de Contaduría General de la Provincia. El 20% de ese sueldo son $6,831.076, que es lo que Cruz depositó por tan solo 8 de los más de 30 meses de alimentos provisorios que adeuda.

A pesar de estar bajo la línea de indigencia, Cruz se las ingenió para comprar este año," a medias con su hermana", una camioneta Nissan Frontier, valuada en $10.389.578,42. Según consta en el informe emitido por la Dirección Nacional de los Registros Nacionales de la Propiedad del Automotor, Cruz compró la camioneta el 15 julio de 2022. El 17 de octubre de este año, luego de la primera denuncia mediática de Pamela, la camioneta fue transferida en su totalidad a la hermana de Cruz, pero el intendente figura como una de las cédulas autorizadas.

“Que yo sepa, no tiene ninguna empresa ni nada más. Tengo entendido que su único ingreso es por estar en la Municipalidad de Las Aguadas y ocupar el cargo de intendente comisionado. $34.000 hoy en día… ni los del Plan de Inclusión ganan tan poco”, dijo Pamela. En efecto, el Plan de Inclusión va a cobrar $38.640 en el mes de octubre.

“Hasta la persona más ignorante se da cuenta de que es un recibo armado por él mismo para pasarle una miseria en cuota alimentaria a mi hija”, concluyó Pamela.

Publicidad