“Estamos destrozados, mi hermano fue donante de órganos pero antes no pudimos despedirlo”

Kevin Benítez sufrió un daño cerebral irreversible tras en un accidente de tránsito, y falleció en el Hospital “Ramón Carrillo”. El INCUCAI realizó un operativo de ablación este miércoles.


“Jugaron con nosotros”, fue lo primero que plantearon los familiares poco después que Kevin Benítez muriera en Hospital “Ramón Carrillo”.

El joven se accidentó el lunes por la noche, y debido a las graves heridas que sufrió en la cabeza fue trasladado al nosocomio central de la provincia, donde este miércoles falleció.

Familiares de Beníte hicieron público lo que había sucedido. Una de las críticas que transmitió Mariana fue la confusión que se generó alrededor de la salud de su hermano, y el modo en cómo se hizo la comunicación.

“Queremos que se sepa que jugaron con nosotros en este hospital. Primero nos dijeron que estaba muerto, después que todavía estaba vivo. Pasamos un montón de horas sin entender”, expuso la mujer.

El dolor de los parientes creció con el paso de las horas. “Nos comunicaron que tenía muerte cerebral y lo tuvieron conectado hasta hoy. Sabemos que se hizo la donación de órganos pero antes no pudimos despedirlo, nos dijeron que ya lo habían llevado a la morgue. Estamos destrozados”, acusó esta tarde.

El día anterior las hermanas de Benítez habían firmado el trámite para que el INCUCAI concretara el operativo de ablación. Pero más tarde cuestionaron que no pudieron darle el adiós que esperaban.

El chico fue embestido por un auto, en Lafinur y Chubut, cuando transitaba en su bicicleta. El impacto le causó un daño cerebral irreversible. Era padre y trabajaba en la constricción.

Publicidad