Fallo a favor de una jubilada que perdió $2 millones en una estafa

Durante una venta le extrajeron datos con los que le vaciaron su cuenta y solicitaron dos préstamos UVA.


Una jubilada sufrió una estafa telefónica en la que le robaron 2 millones de pesos, pero la Justicia aceptó una medida cautelar que busca limitar su pérdida económica. El Juzgado Civil, Comercial y Ambiental N° 5 le ordenó a un banco, que será notificado en las próximas horas, para que se abstenga de retener o debitar de la cuenta de seguridad social de la mujer hasta que salga sentencia definitiva en la causa penal de denuncia por estafa”, establece el decreto que lleva la firma del juez subrogante Fernando Spagnuolo.

“Después de mucho andar, logramos que la Justicia le ordene al banco cesar con el débito de las cuotas de dos créditos UVA solicitados a nombre de la mujer que represento mediante una estafa telefónica”, indicó la abogada patrocinadora de la afectada, Viviana Petracini Cerdeiro.

Estamos muy contentas, ya que es algo que le permite a mi patrocinada tomar un poco de aire". Viviana Petracini Cerdeiro, abogada de la jubilada.

El derrotero de la mujer comenzó cuando su nieto publicó en Marketplace una bicicleta para venderla. Un supuesto cliente compró la unidad, pero al momento de finalizar la operación comenzó el engaño. El estafador giró a propósito un monto mayor al acordado por el rodado y le solicitó al joven que se contacte con una persona que tuviese cuenta en un banco (el que ahora será obligado a cesar con el cobro de los créditos) para la devolución del dinero que supuestamente habían mandado por error.

El joven le brindó al supuesto comprador del rodado el número de teléfono de la titular de la cuenta, su abuela, y allí comenzó la segunda parte de la estafa. “Este es un tipo de maniobra muy usual por parte de los estafadores, ya que a través de técnicas de manipulación logran que la víctima aporte datos claves por teléfono para hacerse del control del homebanking”, explicó Petracini Cerdeiro.

La jubilada, quien además de tener movilidad reducida sufre de Parkinson, notó a los pocos días del contacto telefónico que su caja de ahorro estaba vacía. Además el ladrón había solicitado dos créditos UVA, que entre ambos superaban el medio millón de pesos. En total la mujer fue estafada por más de $2.000.000, ya que aparte del saldo y los préstamos solicitados, cobraron un plazo fijo que vencía el mismo día que realizaron el ardid.

La causa por el robo de los datos y para averiguar el destino del dinero mal habido continúa, pero hasta tanto se resuelva la mujer podrá cobrar el monto completo de su jubilación y las consecuencias de la estafa no continuarán flagelando a la mujer. “Estamos muy contentas ya que es algo que le permite a mi patrocinada tomar un poco de aire y salir de la acuciante situación financiera a la que estaba sometida tras sufrir un engaño”, dijo la abogada.

Publicidad