“Fuí uno de los que llamó al 911 para advertir la actitud sospechosa el día que atacaron al policía Gatica”

Eran las 19:15, o sea apenas unos minutos antes de que una banda de ladrones golpearan salvajemente a Diego Gatica para robarle la bicicleta y las zapatillas, cuando un automovilista advirtió algo raro y pidió la presencia policial. Pensó que la escena ponía en peligro a cualquiera que pasara por ahí. Lamentablemente fue así.


Pareciera que el fallecimiento de Diego Gatica en manos de los delincuentes hubiera causado una conmoción para siempre en la provincia. Las movilizaciones y los pedidos de justicia no se terminan, tampoco el dolor. Y al mismo tiempo surgen los interrogantes y el deseo de que los responsables paguen por lo que hicieron.

Hace algunas horas, la hermana del oficial de la Policía de San Luis asesinado, Ana Gatica contó que había accedido al listado de llamados del 911, y reveló que antes de que golpearan a su hermano algunas personas pidieron presencia policial en la zona porque tiraban piedras. Así acusó a la Policía de no actuar a tiempo.

Hoy, el convencimiento es que la muerte de Gatica se pudo haber evitado.

“Yo fuí uno de los que llamó al 911 para advertir la actitud sospechosa a las 19:15”, confirmó uno de los tantos automovilistas que ese día sintió en su corazón que algo malo podía pasar.

Testigo, cuya identidad quedará reservada:

Sus palabras permiten imaginar (10 días después del hecho) cómo era el escenario antes de que Gatica se enfrentara a malvivientes sin piedad.

A este medio le contó que el lunes 5 de septiembre venía en su auto, desde el Hospital “Dr. Ramón Carillo” en dirección a calle Riobamba. Cuando pasó por el puente lo que vio le llamó la atención. Varios chicos estaban sentados en el cantero central del Corredor Vial “Eva Perón”, y otros estaban en la vereda que costea el camino. “Di aviso porque eso me pareció muy raro, muy sospechoso. Me dio pena por la gente que podía pasar por ahí, porque era como que estaban esperando para robarle a alguien”, relató. Tenía motivos para pensarlo porque no es la primera vez que tiran piedras a los vehículos o que asaltan a los transeúntes.

El llamado lo realizó cuando paró en el semáforo frente al Parque de las Naciones. Eran las 19:15. Todavía tiene el registro guardado en su celular. Del otro lado atendió una mujer, quien luego de preguntarle todos los datos de rigor y algún que otro detalle, le dijo que enviaría “inmediatamente” personal. El llamado duró 58 segundos.

“15 minutos debería ser tiempo suficiente para que la Policía actuara al llamado del 911. Hoy se lamenta la pérdida, pero cuando tuvieron la oportunidad no actuaron”, consideró el hombre, que se siente conmovido, como muchos sanluiseños.

Alrededor de las 19:30 Gatica no los pudo evitar. Cuando volvía a la ciudad en su bicicleta lo sorprendió esa banda de ladrones acostumbrados a robar en “piraña”. Fue debajo de la Avenida Santos Ortiz, en el puente más cercano a Terrazas del Portezuelo.

Eran al menos seis contra uno. Ojalá solo le hubieran rodado. Pero no les alcanzó solo eso. Lo atacaron salvajemente, hasta fracturarle el cráneo. Y lo dejaron herido de muerte, tirado sobre el asfalto. Escaparon con el rodado y le sacaron hasta las zapatillas.

Una mujer lo encontró y llamó a una ambulancia. Al Hospital Central llegó en grave estado, y lo conectaron a un respirador artificial. Seis días después murió a causa del daño cerebral que le provocaron los golpes en la cabeza.

Por el hecho la Justicia tiene a 6 imputados (tres mayores y tres menores).

¿Quiénes son?

El principal sospechoso es Lautaro “Hongo” Cruz (20 años). Es el mismo que este jueves condenaron a 3 años y seis meses de prisión por la agresión al comisario Hernán Soloa en diciembre de 2020. En ese momento lo detuvieron, pero solo estuvo preso dos meses hasta que consiguió la excarcelación.

Estuvo libre hasta ste lunes que la Policía lo detuvo por la agresión al oficial Gatica. En esta causa está con la prórroga de los 8 días, y la fiscalía ya solicitó tres meses de preventiva. La próxima semana el juez Marcos Flores Leyes deberá resolver cómo sigue su situación.

También están con preventiva en el Servicio Penitenciario Provincial (por el tiempo de 60 días) los hermanos Ezo (20 años) y Esteban (29) Colombo, ambos por encubrimiento.

Además dos jóvenes de 17 a quienes les ordenaron la prisión domiciliaria (por 60 días) bajo la tutela de sus progenitores o tutores, por el delito de “homicidio en ocasión de robo”.

El último es un menor de 14 años a quien se le prohibió “el consumo de cualquier bebida alcohólica y/o estupefacientes por el lapso de 4 meses”.

Finalmente a estos seis se suman otros dos adolescentes de 13 y 15 años “que participaron directamente” en el asalto pero que por la edad son “inimputables".

Publicidad