Hospital Central: habilitaron una unidad para atención ambulatoria

Consiste en cuatro nuevos quirófanos. Afirman que permitirán descomprimir las salas centrales de cirugía.


El Hospital Central “Ramón Carrillo” sigue con los avances para brindar un servicio de salud eficiente. Esta vez habilitaron la Unidad de Procedimientos Ambulatorios (UPA), un espacio que consta de cuatro quirófanos que dan respuestas a diferentes patologías que, como el nombre lo indica, consisten en tratamientos móviles donde los pacientes son dados de alta en cuestión de horas.

“Los quirófanos pueden funcionar todos al mismo tiempo y se ocupan de procesos ambulatorios. Antes no teníamos este tipo de espacios, con lo cual se sobrecargaban las salas centrales de cirugía. No había un lugar en el que los pacientes pudieran estar hasta recuperarse; las personas terminaban internándose. Con estas salas que tenemos ahora, ingresan a la mañana, pasan al área quirúrgica, se operan y dentro de la UPA, donde hay salas de recuperación, esperan los controles de médicos, enfermeros y anestesiólogos, en el caso de que hayan recibido anestesia. Si están en condiciones de alta, se van a sus domicilios. En un día pueden resolver sus problemas”, señaló el jefe de Quirófanos, Emanuel Repetto.

Detalló que en esta nueva área funcionan todos los servicios quirúrgicos del hospital, ya que cada especialidad posee procedimientos que se pueden realizar de manera ambulatoria. Por el momento hablaron con Traumatología, desde donde empezarán a hacer técnicas. Lo mismo ocurrirá con Cirugía General, Urología, entre otras.

Repetto indicó que el primer servicio que arrancaron a instancias de la UPA fue el de Gastroenterología, donde se concreta todo lo referido a endoscopías altas y bajas, diagnósticas y terapéuticas.

“No puedo estimar la cantidad de intervenciones que se hacen por día, pero sí puedo especificar que se trabaja con todas las especialidades. Tenemos una gran demanda de Gastroenterología, servicio con el que ya trabajábamos en los quirófanos centrales. Luego, en lo que corresponde a Traumatología y Urología, hay bastante lista de espera. Aguardábamos la habilitación para programar los procedimientos. La UPA viene a descolapsar el sistema, las salas centrales de cirugía y el área de internación”, afirmó.

Puntualizó que las áreas que integran la UPA son las mismas que conforman el quirófano central, es decir, para que el espacio funcione cuentan con sectores como Farmacia, Insumos, Esterilización, Departamento de Instrumentadores, Enfermería, Admisión, Informática y todo lo referido al personal médico.

“Hay una sala de espera que se ubica en una zona no estéril, donde el familiar que acompaña al paciente puede aguardar la conclusión del procedimiento con las comodidades necesarias. Además hay una sala de informes, donde se comunican por videollamada con el quirófano de UPA para informar cómo salió la intervención, el tiempo de recuperación que necesitará el paciente, entre otros detalles”, dijo.

Normativa Volpin

Repetto destacó que un aspecto relevante de Hospital Central y el servicio de UPA es que se pudo lograr, tras un aporte del área de Informática, que el nosocomio conforme uno de los primeros servicios del país con la capacidad de aplicar la normativa surgida en el marco del caso de Débora Pérez Volpin, quien falleció en 2018 en el escenario de una práctica médica común. A la periodista se le realizaba una endoscopía digestiva alta en el Sanatorio de la Trinidad de Palermo, Buenos Aires.

En los parámetros que surgieron a consecuencia de su muerte, se establecen criterios que se deben cumplir, como un sistema que permite guardar imágenes con todos los datos del paciente, sin que se puedan modificar.

Además, aseguraron que el servicio de UPA funcionará bajo estricto cumplimiento de los parámetros internacionales del Colegio de Cirugía de Argentina.

Publicidad