Intensifican los controles por productos vencidos

El área de Defensa del Consumidor labró actas de infracción en supermercados de San Luis y la Villa de Merlo.


En los controles que habitualmente cumplen en diversos comercios mayoristas y minoristas de distintas ciudades sanluiseñas, inspectores de la Dirección de Defensa del Consumidor detectaron más productos vencidos en sus góndolas. Por eso decomisaron mercadería, carnes empaquetadas y lácteos. Aseguran que se intensificarán los controles para evitar estas irregularidades.

Los últimos controles se realizaron el viernes pasado, de manera simultánea, en sucursales de Súper Aiello, en ChangoMás y Eterno, ubicado en la Villa de Merlo. Los inspectores decomisaron varios alimentos con vencimiento anterior a la fecha de la recorrida. Además de las carnes empaquetadas y los lácteos, hallaron panificados, pastas frescas y otros productos de almacén.

“Son controles de rutina por todos los supermercados y almacenes. No solo visitamos grandes comercios, también a los pequeños negocios barriales. Es una tarea integral y amplia. Al hallar varios productos vencidos con mucha frecuencia, decidimos intensificar este tipo de controles. No solo en San Luis capital o Villa Mercedes, también controlamos comercios en el interior”, afirmó el director de Defensa del Consumidor, Alberto Montiel Díaz, en diálogo con El Diario.

El cuerpo de inspectores pertenece al Área de Lealtad Comercial y cuando encuentran mercadería vencida, los productos son retirados de la góndola y decomisados para su destrucción.

Además, son secuestrados los productos de esos mismos lotes y características que se encuentran en los depósitos de los supermercados, autoservicios o almacenes.

Cuando llegaron los inspectores, en varias sucursales de Súper Aiello se hallaron lácteos y embutidos cuyas fechas de vencimiento ya se habían cumplido. Lo mismo ocurrió con algunos panificados. En menor cantidad encontraron pastas frescas también con fechas tope irregulares para el consumo humano.

Las sucursales que recibieron las revisiones y les labraron actas fueron las ubicadas en Martín de Loyola y Sucre, el local ubicado frente al Puente Favaloro y la sucursal de Riobamba. Allí decomisaron carne vacuna en bolsas y carne de cerdo empaquetada.

Por su parte, en el supermercado ChangoMás detectaron paquetes de pastas frescas vencidas.

Al mismo tiempo, en la Villa de Merlo, la inspección se realizó en el supermercado Eterno, en cuyas góndolas se hallaron panificados, productos de higiene personal y lácteos con fechas de vencimiento que habían expirado.

Duras sanciones

Las multas para los infractores arrancan con una base de $100.000, aunque el monto aumenta según la cantidad de productos vencidos en las góndolas y el tiempo en el que esa mercadería superó la fecha de caducidad. A su vez, si el comercio que comete la infracción es reincidente, las sanciones se duplican.

“Esta es una tarea que se realiza una vez por mes. Inspeccionamos los supermercados y mercados más pequeños a fin de resguardar la salud de los consumidores. Revisamos fechas de vencimiento de los productos, que el precio de góndola coincida con el que aparece al momento de pagar en caja, que el libro de quejas se encuentre actualizado y se respondan los reclamos plasmados en sus páginas”, explicó Daniela Maidana, referente del Área Lealtad Comercial en Merlo y zonas aledañas.

“Cuando alguien compró un alimento y luego detectó que ya estaba vencido, o no estaba vencido y le cayó mal, puede obtener la prueba del médico más el ticket de la compra y llevar el alimento al área de Bromatología de la Municipalidad, para que sea analizado y se haga el informe pertinente. De ese modo, el análisis dirá si el estado del alimento pudo causar el malestar de salud que tuvo la persona. Con eso puede hacer el reclamo en Defensa del Consumidor. Todo esto independientemente que también podría caber una responsabilidad penal”, aclaró Montiel Díaz.

"Notamos que hay cierta reincidencia en algunos supermercados. No solo de la misma marca, sino también en cuanto a las sucursales. Ahora, tras labrarles el acta de infracción, tienen cinco días para hacer el descargo. Luego, tras salir la resolución, se aplica la multa. Se los intima a pagar y deben depositar el dinero a una cuenta bancaria determinada", añadió. "Esto se hace todas las semanas. No perseguimos a nadie. Recorremos distintos supermercados y hasta almacenes barriales", cerró Montiel Díaz.

Publicidad