Juntan firmas para pedir el regreso del tren de pasajeros en Villa Mercedes

Exferroviarios y vecinos reparan una oficina, que será la sede de la cruzada por la vuelta del transporte.


Para que el regreso del tren de pasajeros deje de ser un sueño y se convierta en realidad, un grupo de vecinos y de exferroviarios se reúne todos los sábados en la vieja estación de trenes para idear estrategias y que progrese el pedido. Por eso limpian y arreglan una oficina ubicada en el predio para poder recibir a los mercedinos que deseen formar parte de la iniciativa y dejar su firma para acompañar el proyecto.

"No siempre somos la misma cantidad de personas porque todos tenemos responsabilidades, pero sí estamos los fines de semana acá para debatir y acordar los pasos a seguir", explicó Camilo Sosa Ríos, integrante de la comisión. Además, remarcó que no son un grupo de nostálgicos que se aferran a los recuerdos, sino que piensan en el futuro y en todos los beneficios que ofrece ese transporte.

El espacio en el que se reúnen fue cedido por la Municipalidad, que está al tanto del proyecto.

"Buscamos que todos seamos parte de esta idea, que nos acompañen los vecinos y también el Estado. Ya hemos tenido reuniones con el intendente Maximiliano Frontera, incluso ellos nos cedieron este espacio para que podamos trabajar. También el año pasado tuvimos una audiencia con el ministro de Transporte, y sabemos que a todos les agrada la idea y que desde el lugar que cada uno cumple, pueden aportar beneficios para concretar el objetivo", agregó.

Luis Ardizzi, uno de los exferroviarios, coincidió con Sosa Ríos, pero agregó: "Todos estamos dispuestos a apoyar el proyecto. A la ciudad le hace falta el tren, para el comercio, para el público, para el turismo, para todo".

También sostuvo que la locomotora y sus vagones tienen otras comodidades que la diferencian de los colectivos. "Tiene baños grandes, distintas categorías: camarote, pullman, que es para personas con discapacidad o movilidad reducida, primera clase y turista. Esta última es muy barata para que pueda viajar la gente humilde. Ahora las familias completas no pueden ir porque los precios de los boletos en micro son muy caros, el tren cuesta la quinta parte de lo que cobra el ómnibus", dijo.

Oscar Lapresa, otro de los extrabajadores del ferrocarril, mencionó que la finalidad del grupo es convocarse en la oficina de la estación para que la gente los conozca cada vez más. "Que nos visiten y sepan del proyecto que tenemos, apelamos a que todos colaboren con nosotros", remarcó.

Juan Carlos Viñales también contó su experiencia cuando trabajaba para el ferrocarril. "Comencé siendo aprendiz en el año 1954, en el depósito de locomotoras de Villa Mercedes. En mi relato me voy a saltear hasta el 1993 cuando el Gobierno de turno dejó abandonado todo y a once de nosotros nos llevaron a Justo Daract. Estuve hasta el 98 y me dejaron cesante por viejo, tenía 59 años. Esos años que trabajé allí fui jefe de línea. Al llegar a una estación veía que el tren era muy útil para los maestros, para los médicos, pero también para los ciudadanos. Que vuelva es el anhelo, porque es progreso", finalizó.

Publicidad