Juzgan a un acusado de abusar de la hija de quien era su pareja

Está procesado por haber ultrajado en varias oportunidades a la víctima, cuando la niña tenía cinco años.


La próxima semana podría definirse el destino de L.L.M., quien comenzó a ser juzgado hace un mes por haber abusado en diversas oportunidades de una de las hijas de su expareja, cuando aún vivía con la madre de la víctima y cumplía con su rol de padrastro. Solo resta que declaren un par de testigos propuestos por la defensa y que se ventile en el debate oral el resultado de una pericia psicológica y psiquiátrica, que también había requerido el representante del acusado, para que luego tengan lugar los alegatos y la Cámara Penal 1 de Villa Mercedes resuelva si condena o no al imputado a 14 años de prisión, como había pedido la fiscal de primera instancia en su momento.

El hombre, del que este medio no dará su identidad para no referir de manera indirecta a la víctima, llegó al juicio acusado de "Abuso sexual gravemente ultrajante calificado por la condición de guardador". Fue denunciado en enero de 2020, cuando la pequeña se animó a contarle a su madre todo lo que su padrastro le había hecho cuando quedaba al cuidado de ella y el de su hermanita.

Los ultrajes ocurrieron cuando la niña tenía alrededor de cinco años, pero la denuncia hecha por la madre de la chiquita, quien ahora tiene siete, no tuvo efecto inmediato en la Justicia. L.L.M fue procesado y enviado al Penal por orden del juez Leandro Estrada recién en diciembre de 2020.

Si bien todo estaba dispuesto para que el debate empezara a mediados de abril, debió posponerse hasta los primeros días de agosto porque a último momento el acusado designó a Gonzalo Estrada como nuevo defensor.

En el inicio del juicio, el imputado se retractó de lo que había declarado cuando fue indagado hace dos años por el exjuez Instructor. En aquel entonces había admitido que manoseó a su exhijastra, pero aclaró que lo hizo solo una vez y por encima de la ropa.

"Después de retractarse de lo que dijo en la indagatoria, pidió una pericia psicológica y psiquiátrica, a los fines de que se determine si tiene problemas respecto al consumo de estupefacientes", detalló Baustista Rivadera, el abogado que representa a la familia de la nena.

Según trascendió de otra fuente, los resultados de ese estudio ya fueron elevados a la Justicia y se darán a conocer la semana próxima, cuando retomen las audiencias.

Hasta el momento, además de L.L.M. ya declararon la denunciante, la abuela y el abuelastro de la víctima y los amigos y conocidos de la familia, es decir, las primeras personas que tuvieron contacto con la madre de la damnificada, luego de que todo saliera a la luz.