Juzgan a un profesor de piano acusado de abusar de 4 alumnas

Las víctimas, que tenían entre 7 y 11 años, relataron que el hombre las besaba y manoseaba en clase.


A diez años de ser denunciado por haber abusado de cuatro estudiantes de sus clases de piano en Justo Daract, Sergio Armando Plaza Miranda comenzó a ser juzgado en la Cámara Penal 1 de Villa Mercedes. Al final de este debate oral, el hombre de 68 años sabrá si continúa en libertad, como ha sobrellevado todos estos años el procesamiento, o si, por el contrario, será condenado e irá preso. Diez años de cárcel es la pena que solicitó la fiscal de instrucción.

El juicio comenzó con la lectura de la requisitoria de la fiscal de primera instancia, Daniela Torres. En su acusación y pedido de pena, elevada el 12 de abril de 2019, la funcionaria calificó como reprochable la conducta del imputado, porque "en su condición de encargado de la educación, se aprovechó de la indefensión de las menores; justamente quien debía protegerlas, es quien las agredió".

Para Torres, el acusado incurrió en abusos sexuales simples con las cuatro víctimas que, al momento de los ultrajes, eran menores de 13 años. Señaló que Plaza Miranda "aprovechó la situación de vulnerabilidad de las niñas, sobre las que tenía una manifiesta preponderancia física y psicológica".

Tras la lectura de la requisitoria fiscal, el tribunal, conformado por los jueces Virna Eguinoa, Sandra Ehrlich y Sebastián Cadelago Filippi, le cedió la palabra al defensor Vicente Cuesta para que realizara el planteo que considerara pertinente previo a la apertura de la etapa probatoria del debate.

El abogado del profesor de música solicitó la nulidad de la acusación de Torres, por considerarla extemporánea. Además, advirtió la falta de traslado de la expresión de agravio, es decir que, según él, no tuvo la oportunidad de apelar los fundamentos de la acusación porque la fiscal, en su momento, nunca le corrió vista para que se expresara al respecto. Por todo ello, Cuesta indicó que se "vulneró el derecho de defensa del acusado".

Al respecto, el fiscal de Cámara, Néstor Lucero, le pidió al tribunal que rechace tales planteos para continuar con el juicio.

Este miércoles a las 9:30, los jueces darán a conocer su resolución respecto a lo expuesto por Cuesta.

Plaza Miranda fue denunciado el 13 de agosto de 2011 por las madres de cuatro exalumnas, tres asistían a las clases que daba de modo particular en sus domicilios y una de la escuela de Justo Daract, donde era profesor de Música.

Todo salió a la luz cuando una de las denunciantes le contó a la otra, a la salida de un casino, que hacía un tiempo su hija, P.L., le había dicho que su maestro de piano había abusado de ella. La otra madre se alarmó y habló con su hija, P.S. Fue allí cuando la nena rompió en llanto y le reveló que el acusado la había besado y tocado en las partes íntimas.

La madre de P.S. fue entonces hasta lo de su hermana, porque también tiene una nena que era estudiante del imputado. En cuanto P.S. comenzó a contarle a su tía y a su prima, M.R., lo que su exmaestro le había hecho, a M.R. se le transformó el rostro, porque el hombre también había actuado así con ella. Relató que el profesor la besaba, la llevaba a la cama y le mostraba la entrepierna.

Los comentarios sobre esos tres casos de abusos llegaron a oídos de la madre de K.N. La mujer refirió que unos dos meses antes su hija le había contado que cuando tenía 7 años Plaza Miranda solía besarla, manosearla en diferentes partes del cuerpo y sentarla en su regazo.

Publicidad