Cargando...

La falta de lluvias tiene casi secos los ríos de Potrero y El Trapiche

En ambos municipios serranos alertaron a la población sobre la necesidad de cuidar el agua ante la escasez.


La llegada del calor intenso coincidió con la falta de lluvias importantes en la provincia, un fenómeno natural que ya comenzó a afectar a los ríos de Potrero de los Funes y El Trapiche, donde es notoria la falta de caudal. Ante esa situación desfavorable, los municipios de ambas localidades turísticas alertaron a vecinos y visitantes sobre la necesidad de cuidar el recurso hídrico ante la aguda escasez que sufren en la actualidad.

En el caso concreto de El Trapiche, su intendente, Juan Manuel Rigau, confirmó que este martes preparaban un decreto municipal para declarar la emergencia hídrica, según dijo, para anticiparse a que la situación empeore, aunque aseguró que hasta el momento no reviste gravedad para el funcionamiento normal de los servicios.

"La situación está más complicada en El Trapiche, que es donde más se nota la falta de agua; no así en Río Grande, que si bien también sufre un bajo nivel de caudal, no es tan notorio, al igual que en los diques", explicó Rigau. Indicó que en los diversos recorridos que realiza para indagar cómo es la situación de los vecinos, los pobladores más antiguos de la zona señalaron que es la peor sequía de los últimos veinte o treinta años.

Pese a la adversidad del momento, el jefe comunal afirmó que aún no representa un riesgo para la normal prestación del servicio de agua. Sin embargo, dijo que como medida precautoria decretarán extremar los cuidados del recurso para evitar el derroche entre los habitantes del municipio.

"La idea también es trabajar de manera conjunta con la Provincia en caso que se agrave la situación. Continuamos con el abastecimiento de agua a distintos parajes, como a Balde de la Isla, adonde llevamos casi 20 mil litros semanales a un contenedor comunal que hemos instalado porque allí se cortó el suministro de las vertientes y pozos de agua", señaló Rigau.

De modo similar, fuentes de la Municipalidad de Potrero de los Funes informaron que hasta ayer el intendente, Damián Gómez, evaluaba la situación y la posible toma de medidas concretas para paliar la sequía casi absoluta que afecta al cauce principal de la localidad.

Por el momento, iniciaron una agresiva campaña de concientización en las redes sociales sobre la necesidad de cuidar el agua y evitar así el derroche a través del riego, llenado de piletas y lavado de vehículos.

Sin agua y sin gente

Ante la falta de agua, el río de Potrero de los Funes muestra en su superficie solo rocas y arena, que marcan un sendero gris entre dos márgenes de vegetación abundante. Según explicó Gabriel Camaño, administrador de un camping ubicado a la vera del cauce, ese es el panorama que observan desde hace unos tres días, cuando el recurso hídrico desapareció por completo en algunos sectores.

"La gente viene y cuando ve todo seco, directamente se va a otro lugar donde encuentre agua. Empezamos bien los primeros días del mes, por lo que pensamos que iba a ser una temporada espectacular, y nos pasó esto de la sequía, que afecta mucho a los comerciantes y vendedores que están instalados sobre la costanera, porque muchos vienen, miran y se van", sostuvo Camaño.

Agregó que si bien la situación es desfavorable, en el predio que tiene a cargo retienen a los turistas que llegaron desde Mendoza, Buenos Aires y San Juan gracias a la pileta que funciona en las instalaciones.

"Por ahora no tuvimos problemas con el agua, pero estamos averiguando de contratar un camión, porque va a hacer falta rellenarla y mantenerla", indicó.