La historia detrás del nene asesinado por “odio y placer”: “Se escapaba buscando a su mamá”

El cuerpo de Nicolás Cernadas, de 13 años, fue encontrado en un descampado y la hipótesis principal acusa a otros tres adolescentes. El desgarrador testimonio del tío de la víctima.


Son horas de conmoción tras el brutal asesinato de Nicolás Alexander Cernadas, de apenas 13 años y cuyo cuerpo apareció calcinado en un descampado en la localidad de Mariano Acosta, partido de Merlo. El tío reveló detalles de la historia de abandono que atravesaba a la víctima.

“Durante siete años estuve detrás de un papel para conseguir la patria potestad de Nico. Hoy me entregaron un papel con el acta de defunción de Nico”, retrató Héctor, hundido por la angustia.

El hombre aclaró que el adolescente estaba bajo su tutela legal (”Me lo entregó un juez de menores de San Isidro”), pero que “nunca se quiso quedar con nosotros”.

El testimonio del tío del adolescente asesinado en Merlo: “Fue un problema que nos llevó a recorrer todas las comisarías de Merlo”

“Él se escapaba en busca de su mamá y ese fue un problema que nos llevó a recorrer todas las comisarías y todos los barrios de Merlo”, aseguró a través de Facebook.

Héctor relató que Nicolás recibió asistencia “de cuanto psicólogo y psicopedagogo se puedan imaginar”, mencionó “miles de visitas a (la Secretaría de) Niñez” y que, “se seguía escapando de casa una y otra vez”.

5NFHWOKDJZFZPGXRQYAWU3QU5E.jpeg

El hombre contó que ante las repetidas fugas del chico intentó ampararse en “una medida de Niñez, que decía que él no podía retirarse solo” de la Escuela N° 30 de Merlo. Sin embargo, acusó a las autoridades del centro educativo de actuar en sentido contrario.

“Una asistente social de la escuela se lo entregó a una persona desconocida, sin hablar con Niñez, ni con el juez y sabiendo que la familia lo estaba buscando”, indicó. Y amplió: “Yo me presenté ante ella como el tutor legal de Nico y le di mi teléfono, pero no le importó. Ella creía que si a Nico lo llevaban a otra casa no se escaparía más. Bueno, señora, le erró. Y yo estoy esperando que me entreguen el cuerpo de mi sobrino, al que crié como un hijo, para poder velarlo”.

Este miércoles, el hombre reconoció a la víctima por unas marcas de nacimiento (el cadáver estaba parcialmente calcinado) y narró cómo fue el terrible momento en que se enteró de que se trataba de Nicolás.

“A la mañana, en Crónica TV, anunciaron que habían encontrado el cuerpo sin vida de un menor de edad en Merlo. A medida que pasaba la información, mi señora empezó a reconocer la ropa que el cuerpo portaba, y entre la locura me llamaron a mí, que me encontraba trabajando en cañuelas”, detalló.

La escalofriante hipótesis de los investigadores: “Lo mataron un poco por placer y otro poco por odio”

De acuerdo con la investigación, Nicolás Cernadas fue asesinado por otros adolescentes conocidos del barrio con los que mantenía contacto a través de las redes sociales. La hipótesis principal, por estas horas, es que lo atacaron por el “placer” de causarle daño y hasta lo filmaron mientras lo agredían.

Por el hecho, en las últimas horas se presentó ante la policía un adolescente de 14 años junto a su madre y, si bien por su edad es inimputable, quedó a disposición de la Fiscalía de Responsabilidad Penal Juvenil 2 de Morón, a cargo de la fiscal Aldana Zingg.

GPQJYIFF5FAS3LYH2KB4W5LMXQ.jpeg

Según los investigadores, la clave para esclarecer el caso fue el análisis de las redes sociales y -especialmente- los chats de WhatsApp en los celulares secuestrados. Esos elementos permitieron establecer que los atacantes planificaron la agresión de Nicolás, a quien conocían del barrio y le tenían “bronca y odio”.

Fuentes de la causa señalaron que la víctima mantuvo diálogos con tres jóvenes, también adolescentes, y en esas comunicaciones se descubrieron detalles escalofriantes, como ser que uno de los involucrados filmó a su víctima en el momento del ataque y, luego, pretendía regresar a la escena del crimen para registrar con su teléfono el estado en el que había quedado el cuerpo.

Con el avance de la investigación, en las últimas horas un chico de 14 años se presentó junto a su madre en la sede de la comisaría 6° Merlo, en Mariano Acosta, y se puso a disposición de la Justicia. Por su edad es inimputable. La Policía intenta por estas horas detener a otros dos adolescentes.

De acuerdo a lo que pudieron establecer los detectives, uno de los involucrados en el hecho “tenía la fama de ser muy agresivo en el barrio y solía pelearse con otros jóvenes y luego filmar cómo los había dejado heridos”.

Apenas se conoció el hecho intervino el fiscal Claudio Oviedo, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de Morón. Sin embargo, tras la presentación ante la Policía de uno de los sospechosos, el expediente pasó a la Justicia de Menores, que ahora deberá determinar si lo mantiene bajo resguardo en algún instituto.

NULPYRUTVVAQZBXKWARQ27TCJY.jpeg

”Por los audios que pudimos escuchar y por los textos que se escribían los autores, lo hicieron para divertirse y porque también le tenían bronca”, dijo a Télam un investigador que participó en la pesquisa. E insistió: “Lo mataron un poco por placer y otro poco por el odio que le tenían”.

Los detalles de la autopsia: el adolescente fue quemado vivo por sus asesinos

El resultado preliminar de la autopsia determinó que la muerte de Nicolás se produjo unas 24 horas antes del hallazgo, posiblemente el domingo por la tarde, y que la causa fue un paro cardiorrespiratorio traumático ocasionado por lesión alveolar difusa y por energía calórica. Es decir, que murió por los cortes y tras ser prendido fuego aún con vida.

El cuerpo fue descubierto por un vecino en un campo ubicado entre las calles Ancaste y Gavilán. Al acercarse a lo que observó inicialmente como un bulto sospechoso, el hombre vio un cuerpo tirado boca abajo y parcialmente quemado en el rostro, el pelo, la espalda y ambos brazos. Los médicos forenses también determinaron que el cadáver presentaba cortes de arma blanca en el mentón y ambas piernas.

Publicidad