Cargando...

Los puntanos escaparon al calor de la siesta paralizando las tareas o buscando un río

Las temperaturas rozaron los 45 grados en algunas localidades. La provincia se encuentra en alerta roja por el intenso calor.


Los ríos, piletas y lagos serranos ayudan a contrarrestar en estos días el intenso calor que soportan las principales ciudades de San Luis, donde en el horario de la siesta las temperaturas rozan los 45 grados y obligan a los puntanos a refugiarse en sus hogares o buscar el frescor del agua y la sombra.

María Rosa abría esta mañana las ventanas y las puertas de su hogar y se decidía a ventilar la casa y asumir las tareas de limpieza con el apuro de “hacerlo antes que el calor no nos permita movernos”.

“Apagamos el aire y ventilamos, porque para el mediodía volvemos a cerrar todo y prendemos un rato para poder comer”, dice mientras arroja baldes de agua en su hall de entrada.

Vive en el centro de la ciudad donde “la luz se corta, pero vuelve como un aviso para el alto consumo” y el agua "ha disminuido el caudal, pero aún contamos con el servicio”.

Durante la mañana, el centro de la ciudad se ve concurrido por los habitantes de la ciudad que realizan trámites o concurren a trabajar y los turistas que este año se volcaron masivamente a la provincia.

Es el caso de Ariel y Fernanda, una pareja proveniente de Mendoza que mientras deciden el recorrido que harán en busca de un camping en el denominado Circuito Chico, toman un helado en la Estación de Interconexión Regional de Ómnibus (Ediro) de San Luis: “Queremos llegar a la sierra pronto e instalarnos cerca de un río o un lago para pasar estos días”, dicen sin saber que la sierra está a 7 kilómetros y que en 20 minutos pueden estar en el lago Potrero de los Funes, elegido por quienes hacen deportes náuticos.

El flujo vehicular se espesa hacia la zona serrana, sobre el mediodía, donde los sanluiseños pueden optar por tenderse a la vera de un río o de un lago, bajo la protección de los sauces u optar por los múltiples campings y piletas que los separan del calor en pocos minutos.

En la ciudad de Villa Mercedes, la segunda por la cantidad de habitantes, la temperatura, que a las 13:59 de hoy marcaba 40.8° en el registro de INTA, se afrontaba de diferentes maneras.

Si bien en los lugares de recreación están concurridos sobre todo por niños y jóvenes, el lugar preferido es “estar guardados” en la casa.

Esta expresión se puede captar en los comercios del centro y en los almacenes de los barrios villamercedinos. Las y los ciudadanos salen para realizar las compras necesarias y retornan a sus viviendas porque es el lugar donde más cómodos de ropa pueden estar y tienen su refugio contra el calor.

En los hospitales y centros de atención médica no hay mucho movimiento, “sólo concurren los que necesitan atención por urgencias o porque ya tienen turno que fue otorgado desde hace varios días”, dijo un administrativo de un consultorio privado.

La actividad industrial continúa su ritmo con normalidad, aunque en algunos casos donde se trabaja con altas temperaturas de fundición, hay programas especiales de permanencia en los lugares de producción.

Después de las 13, en el centro de la ciudad no había casi actividad ni transeúntes cruzando el área urbana, las tareas de la tarde comienzan después de las 18:30, cuando afloja un poco el excesivo calor, que superó los 40 grados las últimas 48 horas.

El espacio de recreación del río Quinto, al igual que el parque Justo Daract con su nueva pileta habilitada, más los lugares privados de piletas y camping son los más concurridos, aunque en diálogo con sus coordinadores reconocen que los visitantes se resguardan mucho del sol porque sus rayos están excesivamente potentes por este ciclo de cambio climático, que se manifiesta con toda su fuerza en el cono Sur.

Para San Luis hoy se espera una máxima de 42° y se encuentra en alerta roja por las altas temperaturas. Esto significa que las condiciones climáticas pueden generar “efecto alto a extremo en la salud”.

Tags: ola de calor