Los sorprendieron con más de 2 kilos de marihuana; uno fue preso

Los dos hermanos fueron imputados por venta de droga; solo uno fue encarcelado, por sus antecedentes.


Ni Esteban Javier Carrillo ni su hermano Franco Emmanuel Sosa pudieron desligarse de las imputaciones por las que fueron detenidos hace casi dos semanas. Aquellas por violar la Ley 23.737, de tenencia y tráfico de estupefacientes. Pero, si bien aún pesan sobre ellos las acusaciones por poseer con fines de comercialización los poco más de dos kilos de marihuana que les incautaron en un allanamiento, desde ayer sobrellevan esa causa de la Justicia Federal de una manera distinta, al menos para uno de ellos. Pues Sosa fue excarcelado, pero Carrillo, debido a sus antecedentes, fue enviado al Penal.

Según explicó su defensor, Bautista Rivadera, ambos jóvenes fueron imputados por el mismo delito, la diferencia radica en que Carrillo ya arrastra una causa penal. Por ese caso la Justicia ordinaria le había otorgado una probation, es decir, el beneficio por el que el juicio en su contra fue suspendido a cambio de que cumpliera las pautas que le fijó un tribunal. Pero el joven no siguió tales condiciones. Por eso, porque el juez federal de Villa Mercedes, Juan Carlos Nacul, no tiene garantía de que vaya a ajustarse a las pautas de conducta en el caso de imputarlo en libertad, decidió ordenar, además, su prisión preventiva.

Su hermano no corrió la misma suerte, porque su abogado demostró que tiene arraigo en la ciudad, por lo que no existe peligro de fuga y tampoco hay riesgo de entorpecimiento de la investigación en el caso de ser excarcelado, dado que "no tiene antecedentes, tiene a su familia viviendo en Villa Mercedes, tiene dos hijos y una esposa, y trabaja", argumentó el letrado.

No obstante, Rivadera adelantó que apelará la resolución del juez porque no está de acuerdo con la calificación del delito. Explicó que, para empezar, la intención de venta de la droga no está probada. "Los fines de comercialización de los estupefacientes no están acreditados, porque en el domicilio donde estaba la sustancia no encontraron balanzas ni droga fraccionada, tampoco sumas de dinero que hagan presumir una comercialización respecto a la marihuana", remarcó.

Los hermanos fueron detenidos el jueves 23 de septiembre. Los policías de la Comisaría 10ª, a cargo del comisario Pedro Alaniz, llegaron hasta ellos siguiendo los rastros de tres delincuentes que habían asaltado un negocio, del que se habían llevado casi 82 mil pesos.

Las pistas dirigieron a los efectivos hasta los domicilios de Buenos Aires 930 y 998. En la primera vivienda detuvieron a uno de los sospechosos del asalto en cuestión, a Nahuel Barroso, y en la otra casa encontraron poco más de dos kilos de marihuana. La sustancia estaba compactada en tres ladrillos. Allí estaban Sosa y Carrillo.

Publicidad