Cargando...

Niños y adultos mayores, los más vulnerables a los golpes de calor

El Ministerio de Salud recomienda extremar los cuidados a ancianos y chicos, debido a las altas temperaturas.


Durante lo que resta de la semana, la provincia continuará con las temperaturas elevadas y las bajas probabilidades de precipitaciones. Los adultos mayores y los niños son los más expuestos al riesgo de un golpe de calor, y hay que extremar los cuidados con ellos, señaló el Ministerio de Salud provincial.

La jefa del Subprograma de Prevención y Promoción de la Salud, Mariana Nolte, brindó a El Diario algunos consejos para cuidar a los más grandes y los más chicos de la familia. “El golpe de calor es un trastorno ocasionado por la exposición a temperaturas ambientales altas o por un esfuerzo físico excesivo. Esto puede ocurrir aunque estemos en el hogar, porque los ambientes están poco ventilados, por la falta de hidratación o una hidratación incorrecta”, comentó Nolte.

El martes varias localidades llegaron a tener más de 40º de temperatura. Beazley tuvo el pico máximo, con 45 ºC, seguido por Desaguadero, La Botija, Quebrada de las Higueras y Santa Rosa, con 44º. Como ya informó la Red de Estaciones Meteorológicas, esta semana será de elevados números en el termómetro y habrá nubosidad variable. Para hoy se esperan mínimas de 23º y máximas de 43º.

El referente de Salud Bucal del Subprograma de Prevención y Promoción de la Salud, Mauro Loyola, explicó que “los niños y las personas mayores son los más vulnerables a las temperaturas que se están viviendo."

"Hay una diferencia entre lo que es agotamiento por calor y golpe de calor —continuó—. El agotamiento es previo y se caracteriza por sudoración excesiva, sensación de calor sofocante, sed y sequedad en la boca. Por eso es muy importante siempre ofrecerles agua a los mayores y no esperar a que tengan la sensación de sed”.

Nolte agregó que “hay que prestar mucha atención a las personas mayores, porque no tienen el reflejo de la sed. Aunque no sientan sed hay que hidratar constantemente. La bebida que se recomienda es agua, que puede saborizarse con rodajas de alguna fruta cítrica. Nada que tenga gas ni alcohol”.

Es preferible que la gente de mayor edad se encuentre en ambientes ventilados y no se exponga a las temperaturas de las horas pico, entre las diez de la mañana y las cuatro de la tarde.

“El golpe de calor es una situación un poco más complicada, en la que la temperatura del cuerpo ronda entre los 39º y los 40º, y comienza con alteraciones en la respiración o la frecuencia cardíaca, puede haber dolores de cabeza palpitantes e inclusive alteraciones del estado mental, como vértigos, mareos, delirio, confusiones y hasta la pérdida del conocimiento o convulsiones”, añadió Loyola.

Para evitar o prevenir los golpes o agotamientos por calor, la jefa del Subprograma de Prevención y Promoción de la Salud indicó que “si alguna persona presenta síntomas, lo primero que hay que hacer es quitar el exceso de ropa y tratar de refrescar el cuerpo. Puede ser mediante una ducha o tirándose agua. Tratemos también que la elección de los alimentos sea frutas y verduras, que nos aportan mayor hidratación”.

Ante la presencia de cualquiera de estos síntomas, los referentes aconsejan no medicarse, ya que eso podría interferir con otros tratamientos. “Ante cualquiera de estos acontecimientos, es recomendable pedir ayuda y tener en cuenta los sistemas de emergencias, como el Sempro, y en el caso de contar con movilidad, acercarse al centro de salud más cercano”, finalizó Mauro Loyola.