Orgullo puntano: El Garrahan ya cuenta con minicomprimidos elaborados por la UNSL

Son cinco mil pastillas para tratar a niños con trastornos del movimiento. El material fue testeado y aprobado por la UBA.


Por primera vez el Hospital Garrahan utilizará minicomprimidos para tratar a niños con trastornos del movimiento, elaborados por la Universidad Nacional de San Luis (UNSL) y cuyo control fue realizado por la Universidad de Buenas Aires (UBA).

La primera partida del medicamento, denominado trihexifenidilo, de 5.000 unidades, fue diseñado y elaborado por un convenio entre las tres instituciones, debido a la falta de producción y comercialización de esta droga.

“La UNSL hace los comprimidos y la UBA realiza el control de calidad. Estos productos fueron realizados en octubre. Y ahora en enero fueron entregados al Hospital”, comentó a El Diario, la doctora Silvina Favier.

En este proyecto puntano también participaron la magister Cecilia Henestrosa, y los doctores Claudia Ortega, Diego Cifuente y Valeria Cianchino.

El medicamento será utilizado por el Garrahan para tratar pacientes con síndrome distónico, es decir, contracciones musculares involuntarias que ocasionan movimientos repetitivos o de torsión.

Los comprimidos orodispersables son de disolución rápida y tamaño muy pequeño, características ideales para la población pediátrica. Por su dimensión, son de una disolución más rápida.

La jefa del Servicio de Neurología del Garrahan, Silvia Tenembaum, detalló que "este activo farmacéutico ayuda a modificar las posturas anormales y disminuir el dolor con síndrome distónico".

A su vez, indicó que "es una medicación necesaria para el manejo de la distonía que habitualmente requiere combinación con otros medicamentos".

Fabián Buontempo, integrante del equipo de farmacotecnia del Garrahan y docente de Tecnología Farmacéutica de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA, celebró el desarrollo de estos medicamentos, con características específicas beneficiosas para la población pediátrica, ya que "viene a cubrir un vacío terapéutico que ocasionó la falta de producción por parte de los laboratorios de especialidades medicinales".

"Es un hecho para celebrar porque esto provee al Hospital de una medicación que es fundamental para una población numéricamente importante de pacientes con síndrome distónico con o sin parálisis cerebral asociada. Se trata de un trastorno motor funcional con importante impacto en la calidad de vida. Disponer de esta medicación en nuestro hospital es absolutamente beneficioso", agregó Tenembaum.

El proyecto, además, contó con el apoyo de la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (ANLAP) que, a través de subsidios y becas doctorales, promueve la investigación y desarrollo en materia de medicamentos.

Publicidad