Cargando...

Pensando en 2023, Horacio Rodríguez Larreta cuenta con dos nuevos asociados

Si bien Jorge Macri es la llegada más relevante, en el próximo gabinete porteño se producirá una mayor participación de dirigentes, siempre relacionados con la política tradicional. La precandidatura de Horacio Rodríguez Larreta y el equilibrio entre todos los sectores en pugna.


Horacio Rodríguez Larreta, seguramente, no escuchó atentamente a su aliada Elisa Carrió cuando, aprovechando que estaba en el cumpleaños de la Coalición Cívica, le recriminó por los amigos que tiene para su proyecto presidencial. Al primero que nombró fue a Enrique Nosiglia, cuyo hijo, Juan, asumirá como próximo secretario de la administración porteña. El otro, Sergio Massa, con el que habla pero comparte gobierno.

Quizás este ruido le ayude a Jorge Macri en su próxima asunción, programada para el viernes. Hasta ahora, nadie quiere abrir la boca en Vicente López, donde Soledad Martínez asumirá en su lugar. El pedido de licencia recién será girado mañana desde el Ejecutivo hasta el Concejo Deliberante y recién el jueves será tratada.

Es que al intendente bonaerense, que se hará cargo del ministerio del AMBA o como terminen bautizando su nuevo lugar de trabajo, sabe que muchos ojos le caerán encima. Es la primera vez que alguien propio lo convoca para trabajar en otro lugar que no sea el municipio que lo vio como el primer jefe comunal del PRO en la provincia de Buenos Aires.

Ni su primo Mauricio Macri y mucho menos María Eugenia Vidal tomaron nota que podría haber servido para armar en un conurbano bonaerense que nunca pudo penetrar como se debe el principal partido opositor. Más allá de las negociaciones y tensiones provocadas por la política del "lado a lado" con la que se decidió el arribo de Diego Santilli a la provincia de Buenos Aires, el alcalde porteño pudo zanjar una deuda que tenía la política partidaria con el primo del ex presidente.

"No va a tocar ninguna estructura preexistente... A lo sumo se reencuadran algunas áreas para que su gestión tenga más volumen", dijeron voceros oficiales. Por ejemplo, Fernando Straface, a quien Carrió también "tocó" por la campaña que "sufrió" María Eugenia Vidal, seguirá como ministro, y sus secretarías albergarán a los futuros secretarios Nosiglia y la diputada nacional Carmen Polledo, cuyo mandato termina este año.

Otros que se suman al Ejecutivo citadino es Agustín Forchieri, el dirigente más cercano de Santilli en la Ciudad, que lo acompañó en varias reuniones y terminó articulando con los históricos bonaerenses. Y Eduardo Macchiavelli, otro hombre de importancia en la estructura de la jefatura de gobierno, ingresará en la Secretaría de Asuntos Estratégicos.

Una fuente del Gobierno porteño no supo qué rol tendrán los dirigentes más cercanos a María Eugenia Vidal. Si bien hay varios "territoriales" bonaerense que siguen impulsando su aún nonata candidatura presidencial, "todavía no se sabe que le darán a ellos". La utilización del "ellos" no habría sido casual. Hay cuestiones que no cayeron bien en la campaña y con posterioridad entre los propios aliados PRO.

La estrategia de "tener a todos contentos", no estaría exenta de ruidos y tropiezos. Para despejar alguna duda sobre su relación con Nosiglia, quien salió a criticar a Carrió fue Martín Lousteau, quien acusó a la ex diputada nacional de ser "funcional" al Frente de Todos con sus mirada críticas sobre algunos dirigentes del espacio. Otra pelea que recién empieza.