Pidió una condena de 4 años por robo e intento de homicidio

La tentativa de asesinato sucedió en marzo del año pasado, cuando el acusado apuñaló a una mujer.


Andrés Arenas llegó a la instancia de debate oral no por una, sino por dos causas, una más grave que la otra. Por un lado, está acusado de asaltar con un arma de fuego a un hombre en la calle y, por otro, de apuñalar a una mujer con quien discutió porque no quiso pagarle el sexo que acababan de mantener, como habían acordado previamente. Y, aunque en un principio él podría pensar que los años de condena que le deparan podrían ser muchos, su abogado y el fiscal llegaron a un acuerdo para que el pedido de pena sea de cuatro años por ambos delitos.

Poco antes de que la audiencia en la sala de la Cámara Penal 2 de Villa Mercedes iniciara, el defensor oficial Víctor Endeiza y el fiscal Ernesto Lutens hablaron de la posibilidad de que el debate procediera como un juicio abreviado, la modalidad en la que mediante un acuerdo entre la fiscalía y la defensa logran agilizar el proceso y evitan el debate oral, con la condición de que el acusado reconozca la existencia y su participación en los delitos que le endilgan.

El fiscal decidió cambiar la calificación de "Tentativa de homicidio" por "Lesiones graves".

Así, convinieron una condena de cuatro años para Arenas por "Robo calificado en grado de tentativa" y respecto a la causa más gravosa, Lutens cambió la calificación de "Homicidio en grado de tentativa" por "Lesiones graves".

Luego, le comunicaron el acuerdo de pena al que habían llegado y le solicitaron al tribunal la admisibilidad del juicio abreviado. Los únicos que se mostraron en contra del arreglo fueron los abogados Gustavo Quiroga y Laura Capobianco, quienes representan a los damnificados.

Los jueces María Silvia del Castillo de Insúa, Daniela Estrada y Aníbal Astudillo decidieron hacer lugar a la solicitud e informaron que en los próximos días hábiles darán a conocer formalmente la condena.

El robo en cuestión sucedió el 31 de marzo de 2015. Ese día Arenas, quien circulaba en una bicicleta por el barrio Ate 2, interceptó a un hombre en la calle y lo amenazó con un arma para que le entregara dinero, el celular y su campera.

Los testigos del asalto no se quedaron con los brazos cruzados, redujeron a Arenas y llamaron a la Policía.

El segundo delito lo sufrió una mujer a quien el imputado prometió pagarle por sexo, pero luego la apuñaló y le provocó cortes.

Publicidad