Qué confirmó la autopsia de la nena que murió tras ser atendida por un raspón

Se conocieron los detalles de la autopsia realizada a la niña de seis años que falleció en Río Cuarto. El informe forense confirmó que no tenía coronavirus, pero los médicos le aseguraron a la familia que sí lo padecía.


Danae Olguín tenía 6 años e ingresó el 5 de enero al Hospital Municipal Tomás Ponsone de Córdoba con un cuadro febril y dolor en una rodilla producto de un raspón que se realizó mientras patinaba. Sin embargo, 72 horas luego de su ingreso, la pequeña murió y sus padres denunciaron "mala praxis". Qué datos se conocieron en la autopsia.

La pequeña Danae utilizó unos patines que llegaron como regalo en Navidad, pero el 3 de enero se cayó y se raspó la rodilla. Su madre comenzó a darle ibuprofeno porque pensaba que solo se trataba de un raspón y una leve fiebre. Pero durante la madrugada del 5 de enero, la fiebre comenzó a subir y decidieron llevarla al Hospital Municipal Tomás Ponsone, de Coronel Moldes.

La niña gritaba de dolor y, luego de una larga espera, Danae fue revisada por una pediatra que la medicó por el cuadro febril y le realizó un hisopado que dio negativo. Según el relato de los padres, la médica le indicó que volviera a su casa porque probablemente estaba incubando un virus y le recetó un medicamento. Sin embargo, lo que nunca hizo fue revisarle la rodilla.

Durante la misma tarde, regresaron a la clínica y le realizaron más estudios porque la niña "seguía con dolor". Allí fue atendida por dos médicas en la guardia que les realizaron.

Tras tres días de padecer dolores, la niña regresó a la clínica y le realizaron más estudios en los que observaron que no era un virus: era una infección. Por este motivo, la trasladaron al Hospital San Antonio de Padua de la ciudad de Río Cuarto, Córdoba. En esa internación, a Danae la hisoparon nuevamente y esta vez el testeo dio positivo, aunque el resultado recién se lo dieron el viernes 7 de enero.

f768x1-1170202_1170329_226.jpg

“Recién le hicieron todo cuando ella estaba grave, cuando entró a terapia intensiva, cuando ya era tarde. Se dejaron estar”, dijo uno de los abogados de la familia. Y agregó: "No observamos cuál es el trabajo que hicieron en el hospital para evitar este desenlace por la infección. No se habría hecho toma de cultivo, ni ecografía de abdomen. El Covid se lo pudo haber contagiado en el hospital porque la pusieron con los febriles”.

El sábado a la madrugada, la niña falleció. Frente a ese contexto, los padres denunciaron mala praxis.

La autopsia El informe forense indica que Danae murió por un “shock cardiogénico irreversible”. “El corazón le dejó de latir por la gran infección que tenía”, dijo la madre al diario La Voz del Interior.

Para los abogados, la muerte de la niña pudo ser evitada. "Sabemos que todo lo que hagamos no dará consuelo a la familia, porque nada podrá devolvérsela”, señaló Ramírez, en diálogo con el sitio Puntal, al tiempo que remarcó que la menor no tenía problemas cardíacos ni murió por COVID-19.

“La misma partida de defunción dice que fue una infección grave. Nos preguntamos si podría haber sido evitado si se hubiera medicado en el momento de manera adecuada. En la historia clínica no se ve un esfuerzo para combatir esa infección. No hay consuelo para la familia”, expresó.

Los médicos le habían expresado a la familia que la niña tenía coronavirus, por ese motivo, los abogados pedirán una junta médica para despejar dudas en la interpretación de los resultados.

La causa, que inicialmente era investigada por el fiscal de feria Pablo Javega, está ahora en manos del fiscal Daniel Miralles y, cuando finalice la feria de enero, quedará a cargo de Javier Di Santo.

Publicidad