Cargando...

¿Qué festejaron? | El Presidente Fernández se construyó un triunfo que no existe

Cuando un pueblo decide decir “basta” no hay aparato ni platita que alcance: hay país


¿Qué hace el mitómano muchas veces? No solo miente; sino que construye realidades paralelas. El Presidente se construyó un triunfo que no existe. El Presidente se inventó para sí, y para su jefa, una victoria que nunca sucedió.

¿Qué pasó en la vida real? El Frente de Todos perdió en 15 provincias: Santa Cruz, Chubut, Río Negro, Neuquén, Buenos Aires, La Pampa, San Luis, Mendoza, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Misiones, Corrientes, Jujuy y CABA. En senadores nacionales, Juntos por el Cambio ganó 46,85% a 27,54%: casi 20 puntos de diferencia. En diputados nacionales, Juntos por el Cambio ganó 41,89% a 33,03%, casi 9 puntos de diferencia.

A ver si entendemos esto, porque tiene una dimensión política impresionante: el peronismo fue unido en todo el país y obtuvo apenas un tercio de los votos a nivel nacional.

Yo entiendo que muchos están un poco calientes porque el kirchnerismo se acercó en la provincia, pero entendamos esto porque es mucho más importante: es la peor elección de la historia del peronismo. El justicialismo nunca había recibido semejante cachetazo en la historia de la democracia.

Vamos a los datos para comprobarlo: 1983: 40,16%; 1987: 41,29%; 1989: 47,51%; 1993: 43,47%; 1995: 48,94%; 1999: 38,27%; 2003: 60,81%; 2005: 47,48%; 2007: 52,93%; 2009: 36,78%; 2011: 51,11%; 2013: 50,57%; 2017: 39,23%; 2019: 54,28%; 2021: 33,03%.

Algo muy fuerte está pasando en todo el país. Tal vez, como dijo un amigo, el peronismo -hoy devenido en kirchnerismo- dejó de resolverle los problemas a la gente. Pero el dato central es que el peronismo pierde el quórum del Senado por primera vez desde 1983. Hace 38 años que el PJ controlaba el Senado de memoria. ¿Cómo se llama esto? Una bala al corazón del kirchnerismo, como dice Eduardo van der Kooy.

Fijate cómo queda el senado: 35 bancas para el Frente de Todos; 31 bancas para Juntos por el Cambio; una banca para la tercera vía; y 5 bancas para otras fuerzas. Se confirmó lo que dijo la propia Cristina Kirchner, es una ‘catástrofe política’. Por eso, ella es la gran derrotada política, ergo, sabiendo que es la madre de la derrota no va al bunker a poner la cara.

Dato objetivo: Cristina Kirchner pierde la provincia de Buenos Aires, la provincia de Santa Cruz y el control del Senado; o sea, las tres cosas que más le interesaban. ¿En qué se convirtió Cristina? En la jefa del Conurbano Bonaerense.

Fijate la involución en el manejo de poder fáctico de Cristina en los últimos años: Presidenta de la Nación; luego, pasó a ser jefa territorial de la provincia de Buenos Aires; y ahora es jefa territorial del conurbano bonaerense. No sólo eso, fijate lo que pasó en Santa Cruz: Cambia Santa Cruz: 35,0%; Somos Energía para Renovar Santa Cruz: 28,2%; Frente de Todos: 27,5%. El kirchnerismo sale tercero en Santa Cruz después de 30 años.

Por eso digo que hablar de ‘triunfo’ habla de una mitomanía muy importante. ¿Qué pasó? En las PASO habían perdido la Provincia por 5 puntos; ahora achicaron la diferencia y la perdieron por 1,3. ¿Cambia algo? No cambia nada; es solo una cuestión de expectativas. Es una derrota igual. Un mensaje muy potente de la sociedad diciendo “basta”.

Fijate cómo lo ven en el mundo, sin la contaminación de la grieta interna.

Financial Times: “Gobierno argentino en camino de perder la mayoría en el Senado”. Los votantes castigan a la coalición peronista de Alberto Fernández por el aumento de la inflación y la pobreza.

Diario El País de Uruguay: “Oposición toma ventaja en provincia de Buenos Aires y Kirchner perdería quórum del Senado”.

Agencia internacional Reuters: “La oposición le asestó un golpe al peronismo en los comicios de medio término en Argentina”.

Diario El Mercurio de Chile: “Oposición argentina triunfa en elecciones legislativas y asesta un duro golpe al kirchnerismo”.

O Globo de Brasil: “Derrota contra la centro-derecha, Fernández pierde el control del Senado en Argentina”.

CNN en Español: “El gobierno de Argentina pierde la mayoría absoluta en el Senado”.

Washington Post: “La oposición argentina se anota una victoria en las elecciones de medio término”.

Alguien que le explique al Presidente que el Gobierno perdió las elecciones por paliza. Alguien que le explique al kirchnerismo que sufrió la peor derrota de la historia de su partido.

¿Qué pasó realmente en la provincia de Buenos Aires? Está toda pintada de amarillo, menos el Conurbano Bonaerense. ¿Cuál es el problema? En la provincia votaron 9.133.000 personas, de las cuales 5.871.422 personas viven en el Gran Buenos Aires: casi 2 de cada 3 votantes de la provincia son del conurbano.

¿Vos sabés cuánta plata volcó el Gobierno desde las PASO hasta ahora? $125.000 millones, o sea, más de 600 millones de dólares. Planes sociales, jubilaciones, viajes de egresados, bicicletas, calefones, AUH… Aún así, no lo dieron vuelta. Aún así, kirchnerismo, massismo, albertismo, cristinismo no pudieron dar vuelta la elección en la provincia de Buenos Aires.

Es al revés. Yo entiendo que algunos estén con bronca, pero es un día magnífico. Es un día y una noche para dimensionar el fenomenal cambio cultural y socio-político que está viviendo la Argentina.

Cuando un pueblo decide decir “basta” a tanto daño, a tanta soberbia, a tanta agresión, a tanto robo, a tanta humillación… No hay aparato ni platita que alcance. Señores y señoras, hay país.

Editorial de Jonatan Viaje