Cargando...

Recién nacida abandonada: "la defensa de la mamá apelará el procesamiento"

Además, ha requerido una pericia psiquiátrica para saber cómo y hasta dónde la ha afectado el puerperio.


Un defensor oficial, José Luis Guiñazú, asumió la representación de A.D.A., la joven de 20 años que fue procesada el jueves por el juez Jorge Pinto por dos delitos: el intento de homicidio y el abandono de su beba recién nacida, en la Villa de Merlo. El defensor le confirmó a este medio que apelará esa resolución.

El letrado respondió de forma muy breve a la consulta de El Diario: explicó que su defendida es quien le ha solicitado que no dé entrevistas “ventilando información que hace a su intimidad”. Pero aclaró que estaba autorizado a comentar que, tal como manifestó el martes 23 de noviembre en su declaración indagatoria, seis días antes, es decir, el miércoles 17, fue sola al Hospital “Madre Catalina Rodríguez” de Merlo, dado que estaba con una hemorragia “y estaba convencida de que su bebé había nacido sin vida”. Pero la hallaron con signos vitales, en grave estado.

Por otro lado, el defensor refirió que han requerido una pericia psiquiátrica, “para que los peritos se expidan respecto a cómo y hasta dónde el puerperio ha afectado emocional y psicológicamente” a la imputada. La defensa prevé echar mano a esta disciplina para explicar la conducta de la joven después del alumbramiento, aunque en el fallo el magistrado refirió, en base a las pericias practicadas, que al momento de la evaluación ella “estaba orientada en tiempo y espacio”, y “no presentaba ningún tipo de limitación del orden de lo psicopatológico (…) comprendiendo en todo momento su accionar e internalizando el alcance de la norma”.

Por las distintas probanzas reunidas, Pinto tuvo por acreditado que el 17 de noviembre, a las 18:30 aproximadamente, personal policial y judicial entró al domicilio de la joven con la expresa autorización de ella, que les había facilitado las llaves. Oyeron un llanto y encontraron a la recién nacida en el baño, más precisamente en la ducha. Estaba en posición fetal, recostada sobre su costado izquierdo, con un hematoma en la zona frontal izquierda y con una bolsa de nylon negra atada con un nudo en el cuello. Ese elemento es el que le permitió concluir que hubo un dolo homicida, una intención de darle muerte a través de una maniobra de asfixia, y que si ese fin no se logró, fue por causas ajenas a la imputada, dijo Pinto en la resolución.

Estiman los investigadores que entre el nacimiento de la niña y el momento de recibir asistencia médica, pasaron aproximadamente unas 18 horas. Conforme al grave estado de salud en el que fue hallada —tal como consta en el informe médico enviado por el Hospital Materno “Doctora Teresita Baigorria”, a donde la criatura fue derivada—, que incluía hipotermia y convulsiones debido al tiempo que transcurrió hasta que los médicos la atendieron, tuvo por acreditado también que la joven “ha efectuado abandono de persona, librando a su suerte a una bebé recién nacida”.