San Luis: El testimonio de la mamá de uno de los nenes que intentaron secuestrar: “Siento miedo, amargura y bronca

Hasta el momento, no pueden dar con el vehículo en el que se movilizaban los presuntos raptores.


Este martes por la noche, pasadas las 21, cuatro o cinco hombres intentaron raptar a dos nenes de siete años que jugaban en la calle en el barrio 208 Viviendas Norte, según denunciaron los familiares.

La mamá de uno de ellos, que prefirió no dar a conocer su identidad por temor, explicó que cuando eso ocurrió, tanto ella como una vecina estaban a pocos metros de los menores.

“Me quedo con tristeza y amargura sólo de pensar que, si hubiera pasado algo, todavía estaríamos buscándolos porque el auto ni siquiera aparece. Estaba a un paso de mi hijo y aun así se me iba a ir de mis manos. Por eso sinceramente tengo bronca, siento de todo un poco”, dijo.

En un primer momento, los pequeños jugaban en el frente de la casa. Luego, se fueron hacia la esquina lejos de la vista de sus madres. Allí, según el relato de la mujer, los menores corrieron hacia ellas desesperados y gritando: “Mamá, nos quieren llevar”.

Inmediatamente las mujeres fueron hasta el lugar y alcanzaron a observar cuando uno de los hombres subía al vehículo, un Volkswagen Fox de color rojo y advirtieron cómo escaparon a toda velocidad con las luces apagadas. “No nos dio tiempo a nada”, sostuvo.

Sólo alcanzaron a ver un poco de la patente que tenía las letras MWT.

De inmediato se comunicaron con la Policía que llegó a los 30 minutos al lugar.

La mujer señaló que al parecer el vehículo llevaba algunos minutos estacionado con las luces apagadas antes de que los individuos intentaran secuestrar a los niños.

“Bajaron del auto sin decir nada, fueron directo a los chicos. Fue un gran susto”, expresó.

El lugar del hecho, está a pocas cuadras de la vivienda de la mamá de Guadalupe Lucero, Yamila Cialone. Además, coincide en un aspecto con la desaparición de la niña; el 208 Viviendas está pegado a un descampado al igual que el 544 Viviendas como si el modus operandi de estas personas sea buscar esos sectores que los posibilita de escapar rápido, señalaron.

La denuncia fue radicada en la Comisaría 38° y al momento que la mamá del nene habló con la prensa, no había novedades. La mamá afirmó que en la zona hay varias cámaras de seguridad, pero desconoce si funcionan.

“Con mi marido nunca dejamos solo a mi hijo, incluso también hay otros papás que salen a cuidar a los suyos, pero en este caso, estábamos prácticamente al lado y se nos fue de las manos”, reflexionó.

Dijo que es la primera vez que le toca vivir una situación de este tipo, pero escuchó versiones de vecinos que denunciaron hechos similares tiempo atrás: “Acá tenemos justo el descampado al frente y a menudo vienen camionetas o vehículos de noche, eso nos da miedo”.

Los vecinos tienen un grupo de WhatsApp a través del cual se mantienen comunicados. Sin embargo, al momento del hecho, “nadie vio nada”.

Publicidad