Señalan que empieza a haber faltante de harina y aceite

En algunos comercios comenzaron a limitar la cantidad de unidades que puede llevar cada cliente.


La inflación no deja de impactar en los productos básicos para llevar a la mesa, algo que también se refleja en los bolsillos de los puntanos. Sumado a eso, la escasez de harina y aceite en algunos mayoristas y cadenas de supermercados de la provincia comenzó a encender las alarmas de precaución. Si bien todavía no hay faltantes evidentes, El Diario pudo corroborar que algunos empresarios comenzaron a limitar la venta de esa mercadería.

Mirando uno a uno los precios, era imposible no notar la góndola semivacía del aceite en la mayoría de los lugares recorridos. En alguna figuraba un cartel con la cantidad de unidades que podía llevar cada cliente.

Los precios varían de acuerdo al tamaño y la marca, aunque siempre es la misma variedad: por 1.5 litro cuesta entre $300 y $400, mientras que el de 900 mililitros va de los $160 a $250.

Tenemos aviso de que puede haber faltante. El problema viene de hace mucho, ahora se nota por la suba del precio". Juan José Miprinka, encargado de una sucursal mayorista.

En un mayorista ubicado en la avenida Sarmiento, el encargado de la sucursal, Juan José Miprinka, explicó que a esta altura del año siempre hay faltante de estos productos, aunque ya les advirtieron que la situación podría empeorar. “Tenemos aviso de que puede haber faltante, pero no es un problema de ahora, sino que viene hace un par de meses. Solo que ahora se refleja por el aumento de los precios”, dijo.

Miprinka contó que comenzaron a implementar medidas para “estirar la mercadería por la incertidumbre de no saber cómo seguirá la situación”. “Aceite tenemos exhibido en las góndolas y en cajas, pero nosotros lo dosificamos para poder hacer distribución con la gente en general, por ejemplo: ponemos un mínimo de compra porque no hay una reposición rápida. Con la harina no hay sobrante, pasa algo parecido, hay una cantidad que la estiramos hasta saber cómo vienen los recortes el mes que viene”, abundó.

Por otro lado, la escasez todavía no se ve reflejada en una de las distribuidoras más grandes de San Luis ubicada en avenida Santos Ortiz. Según el gerente, Eduardo Luna, no hay problemas de desabastecimiento, pero no reciben la misma cantidad de aceite que el año pasado. “No veo el panorama de desabastecimiento. Si bien con el aceite no se están manejando las mismas cantidades, no notamos un cambio”, dijo. Además, aseguró que en algunos casos el faltante es una “especulación por el aumento repentino de los precios”.

En ese mayorista, ayer la parte asignada para la exhibición del aceite estaba casi vacía a causa de la gran demanda que tiene el producto, ya sea para el hogar o para reventa. Mientras que la harina estaba de oferta.

En una cadena de supermercados ubicada en avenida Presidente Perón, en la góndola de la harina pusieron un cartel con la cantidad de unidades que podía llevar cada persona. En este caso, el máximo era tres por cliente.

El precio del insumo básico para el pan aumentó en las últimas semanas, pero en los mayoristas el impacto no se reflejó mucho porque, por ejemplo, una bolsa de un kilo cuesta entre $59 y $70, mientras que el bolsón grande cuesta aproximadamente $300 y $500.

Distintos medios de comunicación de distintas zonas del país dan cuenta de que en otras provincias pasa lo mismo. Afirman que se debe a la invasión rusa a Ucrania, ya que ese país es uno de los mayores exportadores de trigo, y el conflicto bélico provoca la escasez de este producto en algunas cadenas.

¿El azúcar también?

Una vecina de la zona sur de la capital contó que en un supermercado de ese sector de la ciudad hace tiempo que en la góndola del aceite se ven pocas unidades, pero no pasa lo mismo con la harina. “Ayer vi poca harina en las estanterías, no noté que haya faltante. En cuanto al aceite, ponen uno por persona y hace rato que se ven pocos. Vi gente que elegía la opción del envase de 3 litros”, dijo.

Además comentó que en esa sucursal tampoco había azúcar y un repositor le dijo que “hay problemas con la distribución”.

Publicidad