Un artesano puntano ganó el premio al mejor cuchillo en una muestra

Obtuvo el galardón por una daga, en una exposición que se realizó en Capital Federal.


El artesano Matías Funes obtuvo el premio al mejor cuchillo con una daga en la XII Muestra Anual de Cuchillería (MAC), que se desarrolló en el salón principal del Abasto Hotel, en Capital Federal.

El hombre, quien nació en la ciudad de San Luis, hace 10 años que vive en Santa Rosa del Conlara y ya había logrado en 2018, en esa misma muestra, el premio “Revelación Argentina”; en 2019 fue reconocido con el “Mejor cuchillo estilo bowie”.

Tras dos años sin realización por la pandemia, esta vez la MAC reunió a más de 80 forjadores cuchilleros y artesanos de todo el país y representantes de Brasil, Perú y Uruguay. Afirman que tuvo mucha convocatoria con respecto a ediciones anteriores.

En el evento, que se concretó entre el 21 y 23 de octubre, un jurado especializado fue el encargado de elegir las mejores piezas en las distintas categorías como bowie, caza y rústico, entre otros.

La daga es un arma blanca de hoja corta, ancha y puntiaguda, parecida a la espada, pero de menor tamaño. La que elaboró Funes mide en total 54 centímetros y pesa unos 380 gramos. Posee una hoja de doble filo de 35 centímetros de largo de acero 52100, una guarda, anilla, collarín y pomo de acero 1045 pavonados, con inlays de plata 999. La empuñadura es de madera de ébano de gabón con 8 trenzas de plata 999 y la vaina es de cuero flor repujado e inserto de piel exótica.

El puntano recibió un trofeo como reconocimiento al trabajo artesanal que realiza, que comenzó hace varios años como hobby. “Hasta antes de participar en las muestras, realizaba los cuchillos para familiares y amigos. Recién en 2017 comencé a trabajar oficialmente, con la forja de armas blancas de alta gama. Soy profesor de Educación Física y hace un año decidí dejar de trabajar en la escuela para dedicarme exclusivamente a la elaboración de cuchillos artesanales. Es mi medio de vida”, precisó Funes, quien tiene 36 años.

El forjador vende sus creaciones a partir de los 200 dólares porque los materiales que utiliza los compra en el extranjero. Aunque el valor del arma blanca se calcula con base en la moneda estadounidense, hace la conversión a pesos según la cotización de la divisa en el mercado local.

“La mayoría de los componentes para realizar los cuchillos no se consiguen en Argentina. Trabajo con la mejor calidad que hay en el mundo, traigo el acero de Suecia y Austria, tanto de carbono como inoxidables, que son los mejores que se consiguen en el planeta. Consigo madera de África, Estados Unidos, Canadá y Tailandia, aunque a veces utilizo madera nacional, pero lo de alta gama lo traigo de afuera”, detalló.

Publicidad