Cargando...

Un hombre fue internado tras ser baleado con siete disparos

El incidente ocurrió en la manzana 151 del barrio Juan Gilberto Funes de la ciudad de San Luis. Foto: Gentileza.
El incidente ocurrió en la manzana 151 del barrio Juan Gilberto Funes de la ciudad de San Luis. Foto: Gentileza.

Ocurrió en la noche del lunes en el barrio Juan Gilberto Funes. El Departamento Homicidios investiga el extraño suceso. El herido se encuentra internado en la unidad de terapia intensiva, hemodinámicamente inestable.


La Policía investiga bajo qué circunstancias Jorge Luis Garro, de 34 años, cerca de la medianoche del lunes recibió al menos siete balazos, que provinieron desde un auto, mientras se encontraba afuera de un domicilio del barrio Juan Gilberto Funes, situado a metros de la ruta 147 y Franco Pastore de la ciudad capital. El hombre se encuentra internado en estado reservado en el Hospital San Luis.

En el primer diálogo que la víctima tuvo con los agentes policiales que llegaron al lugar, contó que al escuchar disparos salió de su vivienda -que queda a media cuadra del lugar- y se dirigió hasta la escena del hecho, la manzana 151 del barrio Juan Gilberto Funes, con el fin de saber qué ocurrió, ya que argumentó que ahí vive su primo.

Garro precisó que junto a Rodrigo Guevara, un amigo que lo acompañó a ver lo que pasaba, golpeó la puerta de la casa de su familiar, aunque no los atendió nadie. El hombre de 34 años declaró que al salir del domicilio observó que desde un automóvil bordó, del que no pudo precisar si era un Renault 19 o 21, una persona bajó la ventanilla trasera y comenzó a emitir disparos contra su humanidad. Trascendió que su acompañante resultó ileso de la balacera, ya que pudo huir y resguardarse a tiempo.

Minutos más tarde una ambulancia del Sempro lo asistió y constató que el hombre tenía al menos siete orificios ocasionados por un arma de fuego, que impactaron en sus piernas, brazo, testículos y tórax. Tras ser estabilizado, Garro fue llevado de inmediato al Hospital San Luis.

José Núñez, director del centro médico, informó que el paciente “se encuentra internado en la unidad de terapia intensiva, hemodinámicamente inestable con un hemitórax derecho (acumulación de sangre en el espacio existente entre la pared torácica y el pulmón, producto de la herida). Y además presenta lesiones en el miembro inferior derecho y glúteo”, precisó.

El juez Ariel Parrillis, a cargo del Juzgado Penal 2, aseguró que momentáneamente no ha quedado esclarecido lo que ocurrió en el hecho, aunque mencionó que la investigación de la causa la lleva adelante la división Homicidios de la Policía de la Provincia. Al ser consultado si se podría tratar de un ajuste de cuentas, aseveró que es todo "muy prematuro", aunque no descartó la hipótesis.

De todas formas, lo que para el magistrado sí está en claro, es que se trató de un intento de homicidio, y detalló que, durante las diligencias policiales, los efectivos de la Policía Científica secuestraron catorce casquillos que fueron impulsados desde un revólver, los que, según una alta fuente policial especificó, correspondían a un calibre 9 milímetros.

Además, la fuente confió que Garro y Guevara cuentan con antecedentes en el ambiente delictivo.