Un nene de 8 años y dos adultos murieron por botulismo en Misiones: hay 10 internados

Entre las personas que están en el hospital hay una nena de dos años en terapia intensiva. La intoxicación se produjo por ingerir chacinados elaborados de forma casera.


Con el fallecimiento de un chico de 8 años, ya son tres las víctimas fatales en Misiones por botulismo. Según el Ministerio de Salud provincial, la intoxicación se habría producido por consumir chacinados elaborados de forma casera en la localidad de Andresito.

Actualmente, hay 10 personas internadas, entre ellas una nena de dos años y cuatro meses, que se encuentra estable pero en terapia intensiva en el Hospital Samic El Dorado.

Tres muertes y 10 personas internadas por botulismo

Durante la noche del sábado, con el fallecimiento del niño de ocho años, Misiones ya cuenta con tres víctimas fatales por botulismo. Según informaron, esta enfermedad se habría producido por la ingestión de una “toxina preformada presente en alimentos contaminados”.

Asimismo, otras cinco personas adultas debieron ser hospitalizadas en terapia intensiva en las últimas horas al presentar síntomas compatibles con la toxina botulínica. De este modo, ya son 10 los internados por esta enfermedad.

Según se informó, todos los afectados habrían consumido chacinados que fueron elaborados de manera casera por una familia que reside en la localidad de Andresito. Es por eso que las autoridades sanitarias se encuentran investigando qué carne se utilizó para su producción, ya que habría versiones de que se trataría de un animal salvaje que habrían cazado en una zona selvática.

El jueves pasado, Yolanda Katz (77), y su hijo Marcelo Hubscher (39), se convirtieron en los primeros internados y fallecidos de la provincia por esta enfermedad. Es por eso que, el viernes, las autoridades sanitarias realizaron una inspección en su domicilio y descubrieron chorizos que habían sido preservados en un freezer.

Cuál es el estado de salud del resto de los afectados

Tras el ingreso y fallecimiento de Katz y Hubscher, los médicos notaron que se trataba de botulismo. Enfermedad que se confirmó a medida que otros afectados comenzaron a ser hospitalizados en los centros de salud de la provincia.

El Gobierno de Misiones contrató un avión sanitario para buscar una partida de antídotos a Buenos Aires y Corrientes, ya que la zona contaba con pocas ampollas en comparación con la demanda.

Según el Ministerio de Salud provincial, tras recibir el tratamiento, la mayoría de los internados evolucionó favorablemente, salvo por una niña de dos años y cuatro meses que permanece en terapia intensiva en el Hospital Samic Eldorado, que pese a permanecer estable “no responde a los estímulos externos”.

En total, serían cinco, entre ellos dos menores, los que se encuentran hospitalizados en Eldorado, además de otras tres personas que fueron derivadas a dicho nosocomio durante las últimas horas de este sábado. En tanto, en Hospital SAMIC de Puerto Iguazú otros dos hombres debieron ser ingresados a terapia intensiva presuntamente por la misma patología.

Qué es el botulismo

El botulismo alimentario es una enfermedad tóxica grave que surge tras la ingestión de alimentos en los cuales se desarrolló la toxina producida por Clostridium botulinum.

La aparición de esta toxina se debe, principalmente, a la falta de higiene en la elaboración de los alimentos y esto puede ocurrir por una “cocción inadecuada previo o posterior al envasado o por contaminación durante su uso”.

La patología es potencialmente letal, ya que la enfermedad se caracteriza por un “ataque agudo y bilateral de pares craneales y parálisis simétrica de vías descendentes”. Los síntomas neurológicos se manifiestan, generalmente, luego de 12 o 36 horas de que se produjo la ingesta. Pero también pueden evidenciarse varios días más tarde.

“En general, mientras más breve es el período de incubación, más grave es la enfermedad y mayor la tasa de letalidad”, advierte la cartera sanitaria provincial, al tiempo que aclara que su transmisión es por ingestión, ya que “no se han corroborado casos de transmisión secundaria de persona a persona”. Por lo cual recalcaron que “no se deben consumir alimentos que no estén certificados debidamente por las autoridades pertinentes”.

Publicidad