Unos cien "caballeros" rodaron en moto por la salud de los varones

Elegancia en la avenida. Partieron desde la ex Estación de Trenes y atravesaron la ciudad a lo largo de la Mitre. Fotos: Juan Andrés Galli
Elegancia en la avenida. Partieron desde la ex Estación de Trenes y atravesaron la ciudad a lo largo de la Mitre. Fotos: Juan Andrés Galli

Sobre sus modelos clásicos, pasearon para concientizar sobre el cáncer de próstata y el suicido por depresión.


Unos cien hombres y algunas mujeres sacaron las mejores prendas de sus armarios y se vistieron de gala este domingo. Pero no lo hicieron para asistir a ninguna fiesta ni ceremonia, sino para montarse a sus motocicletas y unirse a una lucha internacional. El "Paseo de los Caballeros Distinguidos" llegó por primera vez a Villa Mercedes y llenó de elegancia y concientización las principales calles y sitios de la ciudad.

"No lo pudimos hacer el año pasado por el aislamiento, pero se generó algo muy lindo entre todas las personas. Había ganas, por eso vinieron muchos y todos cumplieron la consigna", expresó emocionado Juan García Maiztegui, uno de los organizadores a nivel local del evento que se realizó de forma simultánea en aproximadamente 700 localidades del mundo.

La pauta era clara: para participar no había que pagar ninguna inscripción, pero sí había que vestir elegante e ir en un rodado de modelo clásico o una moderna que simulara el estilo vintage.

El lugar elegido como punto de partida fue la ex Estación de Trenes, a pocos metros de la recién inaugurada plaza Verónica Bailone. Antes de las diez de la mañana de este domingo, los participantes ya habían puesto a lucir sus Harley Davidson, BMW, Gilera, Puma, Honda, Vespa, Lambreta, entre otras marcas, de diferentes épocas y colores.

No solo asistieron los aficionados a las motos de Villa Mercedes, sino que llegaron de ciudades cercanas, como San Luis, Merlo, Río Cuarto, Villa Dolores, Santa Rosa, Fraga, entre otras.

Iván Gil Rodríguez, por ejemplo, arribó desde suelo cordobés acompañado por un grupo de amigos. "Nos inscribimos por internet y nos vinimos desde Río Cuarto andando en la ruta. Primero, porque nos une la pasión por las motos, y después porque es el único evento a nivel mundial que hay para la salud masculina", expresó el joven.

Es que la bandera principal del encuentro, que nació en Australia en 2012 y rápidamente se expandió por el planeta, es concientizar sobre el cáncer de próstata y el suicido por depresión, que son consideradas las dos principales causas de muertes de varones. Por eso, los que lo deseaban tenían la oportunidad de donar fondos a la fundación Movember, que destina recursos para la investigación científica de estas problemáticas.

1653265134486.jpg

Antes de encender los motores, el psiquiatra Juan José Masramón fue invitado para hablar un poco sobre salud mental y echar luz sobre algunos mitos muy arraigados. "Este no es un tema que solo competa a los especialistas o a los médicos, sino que todos podemos hacer algo y estar cerca de alguien que tenga pensamientos de muerte", planteó el profesional.

Los encuentros de camaradería, como el de este domingo, son importantes para que los hombres aprendan a compartir y expresar sus emociones, explicó.

Pablo Bona, otro riocuartense, dijo que en su caso lo que lo une con sus amigos es el amor por las motos antiguas. "Somos de la idea de que hay que usarlas. Las cuidamos, pero también las andamos y si se rompen, se arreglan. Venir vestidos así también le da un toque diferente y es una gran experiencia", dijo.

Mientras que María Laura Corvalán, una de las pocas mujeres que se sumaron con su traje y su moto, opinó: "Es fundamental concientizar a toda la sociedad de hacerse los controles y de expresarse y acompañarnos entre todos".

A las once, aproximadamente, los motociclistas subieron a sus vehículos y emprendieron camino por la avenida Mitre y pasaron por algunos de los lugares más simbólicos de Villa Mercedes, como la Plaza Pedernera, el centro, la V Brigada Aérea, La Pedrera; hasta finalizar el recorrido de 33 kilómetros frente a la Municipalidad. Hubo algunos sorteos y mucha elegancia sobre las calles.

Publicidad