Villa Mercedes: El río Nuevo triplicó su caudal tras las lluvias

Hubo desbordes en diversos tramos, como en El Quebrachal. Los productores sintieron un alivio.


Hasta este fin de semana en la ciudad solo se habían registrado 10 milímetros de precipitaciones en lo que va del año. Pero según las mediciones realizadas por personal del INTA, las lluvias que comenzaron el viernes por la noche y se extendieron hasta el sábado al mediodía fueron las más grandes de los últimos 5 años y provocaron que el caudal hasta se triplicara. En poco más de 15 horas registraron 105 milímetros en el lugar ubicado sobre ruta nacional 8, conocido como La Cuenca Baja.

"Esta gran cantidad de agua provocó una crece en los arroyos de la Cuenca del Morro. El más conocido es el río Nuevo, pero hay otros: uno se llama El Quebrachal y está ubicado al oeste del Nuevo. Este último trae muy poca cantidad de agua normalmente. El sábado después de las 20 realicé una medición de su caudal y estaba en 10.000 litros por segundo, era impresionante", comentó Santiago Lorenzo, ingeniero agrónomo becado de INTA y Conicet. Y explicó que el caudal base, que se mide sin tener en cuenta las precipitaciones, normalmente es de 50 a 70 litros por segundo de forma continua.

1643110898830.jpg

*La gran cantidad de agua desbordó y cubrió la ruta provincial 33 con agua y sedimentos.

*

El ingeniero añadió que la gran cantidad de agua desbordó y tapó una parte de la ruta provincial 33. "Hay una parte donde hay una obra hidráulica para que el arroyito pase por debajo de la ruta. Esto no sucedió y terminó pasando por arriba, por un badén y cubrió todo con agua", expresó.

1643110901678.jpg

El problema es la distribución de las lluvias. Se complica cuando cae mucha cantidad en pocas horas.

Asimismo, remarcó que el río Nuevo está un poco crecido actualmente con un caudal de unos 2.400 litros por segundo, mientras que su caudal base es entre 600 y 800 litros aproximadamente. "Según los instrumentos e indicadores que utilizamos para el monitoreo de creces, ha llegado este fin de semana a unos 5.000 y 6.000 litros por segundo, es mucho. Pero lo más sorprendente es lo que pasó con El Quebrachal. Además del agua arrastró sedimentos y tapó la ruta 33, que utilizan mucho los productores. Algunos tuvieron que quedarse del otro lado".

Señaló que la crece empezó el sábado entre las 16 y las 17. Para las 20 ya estaba completamente desbordado. Y dijo que este tipo de lluvias de 130 y 160 milímetros no son para nada normales ni deseables, pero ocurren. "El problema no es solo la cantidad de agua, sino la distribución de las lluvias, no es lo mismo que caigan en el mes 100 o 120 milímetros distribuidos en cuatro o cinco eventos, a que sucedan en pocas horas de forma continua", resaltó el becario.

Por otro lado, comentó que si bien no es lo deseable que sea de esta forma, para los productores locales fue un alivio porque atravesaban un enero con mucha sequía, que sumada a las altas temperaturas de días atrás mostraban que los cultivos lo necesitaban.

Publicidad