Villa Mercedes: Una mujer tomó una cuchilla, entró al baño mientras su papá se bañaba y lo apuñaló

La mujer está detenida. Según dijo, fue en respuesta a la violencia que sufría. La víctima está en terapia intensiva.


Carolina del Valle Olariaga, según dijo, se hartó de la violencia de género a la que su propio padre la sometía. Y hace seis días, superada por los malos tratos que debía soportar por parte de su progenitor, tomó un cuchillo luego de una discusión, como los que usan los carniceros para trozar la carne, y lo atacó mientras el hombre tomaba una ducha. Desde entonces, ella está detenida en una comisaría de Villa Mercedes. Su padre, por otro lado, no logra superar la terapia intensiva, y el pronóstico que han dado los médicos del Policlínico Regional sobre su evolución no es nada alentador. Está muy grave.

De acuerdo al último parte médico dado a conocer, la víctima de 60 años sufrió dos lesiones punzo cortantes: una en el abdomen y otra en la espalda. El paciente presenta un "neumotórax derecho, una evisceración en la zona abdominal, la perforación del intestino delgado, un hemoperitoneo, es decir, la presencia libre de sangre en la cavidad peritoneal", detallaron los profesionales.

La gravedad de las heridas, que generaron una abundante pérdida de sangre, demandaron que Olariaga fuera intervenido quirúrgicamente apenas fue ingresado al Hospital "Juan Domingo Perón". Desde entonces, permanece en la sala de terapia intensiva.

La víctima fue herida mientras se duchaba. Recibió estocadas en la espalda y el abdomen.

Mientras tanto su hija, de 28 años, está alojada en una comisaría imputada por el delito de "Tentativa de homicidio". Estará allí, en principio, hasta la semana que viene, cuando se venza el plazo de prórroga del arresto de ocho días que solicitó su defensa.

Si bien la agresión fue el domingo, no trascendió en su momento porque en la audiencia de formulación de cargos la defensa de la mujer le solicitó al juez de Garantía 4, Santiago Ortiz, el derecho a la intimidad, o sea que ninguna de las partes puede dar a conocer datos sobre el hecho en sí. El magistrado aceptó tal petición, es por eso que, consultado por El Diario, el fiscal de Instrucción, Leandro Estrada, se negó a dar información al respecto, pues si desobedece la orden del juez podría ser sancionado y, en consecuencia, removido de la investigación.

El ataque ocurrió entre las 18 y las 18:40 en Europa 1414, donde viven padre e hija. Pasadas las 18:45, cuando los primeros efectivos llegaron alertados por un llamado al Centro de Operaciones de la Policía, encontraron a la víctima bañaba en sangre en la parte baja del abdomen, a la altura de los intestinos. Sin perder tiempo, tras un llamado al servicio de emergencias, arribó una ambulancia del Sempro, que lo trasladó al Policlínico.

Según los datos que pudieron recabar los policías, la agresora se había dado a la fuga. Pero no fue muy lejos. A los minutos fue interceptada en Suipacha y Paraguay. Aún llevaba consigo el cuchillo de carnicero, de mango blanco, con el que había atacado a su padre. Mientras era reducida, les contó a las mujeres policías qué era lo que había pasado.

Dijo que cansada de la violencia de género a la que la sometía Olariaga, tomó el cuchillo, entró al baño mientras el hombre se bañada y lo apuñaló.

Otra versión indica que el problema nació un rato antes, al momento del almuerzo. Sostiene que después de comer y beber, el hombre comenzó a discutir con su hija y, en eso, echó de la casa al novio de ella.

El joven se fue del domicilio, pero eso no calmó el clima. La pelea entre padre e hija siguió. Y, en esa discusión, salió a flote también la violencia de género que la mujer habría padecido a manos del hombre. "Esa bronca quedó y apenas entró a bañarse, su hija fue y lo acuchilló", afirma esa versión.

Publicidad