Villa Mercedes: Una ONG abrió una residencia y alojará gratis a 23 estudiantes

Foto: Juan Andrés Galli
Foto: Juan Andrés Galli

Los chicos y las chicas son de zonas rurales de varias provincias, y cursarán una carrera gracias a la solidaridad. La Fundación Sí ya recibió a los primeros 7 jóvenes.


Era uno de los más grandes anhelos de los voluntarios y hasta hace poco no era más que un proyecto. Pero desde este fin de semana, la residencia universitaria de la Fundación Sí es una realidad y se convirtió en el hogar de varios jóvenes. La organización abrió formalmente las puertas de una casa en la que habitarán, sin pagar nada a cambio, 23 estudiantes de diferentes zonas rurales del país, quienes podrán cursar una carrera gracias a la solidaridad.

"Es una emoción enorme, porque era algo que buscábamos desde que inició la sede en 2016. Verlo realizado es un sueño cumplido", expresó Emanuel Díaz, uno de los integrantes de la ONG en Villa Mercedes.

Él y sus hermanos son la base principal que posibilitó la llegada a la ciudad de la organización que fundó Manuel Lozano en Buenos Aires y que tiene dependencias en varias ciudades del país. El de las residencias es uno de los programas que llevan adelante y ya cuentan con 21 casas en las diferentes provincias.

Sin embargo, el beneficio para los chicos que fueron seleccionados no solo es el alojamiento. "Les cubren los gastos de comidas, de material de estudios, como fotocopias, y también colectivos de ida y vuelta para sus pueblos, sobre todo porque algunos vienen desde muy lejos para estudiar acá", señaló Emanuel.

Su hermano Nicolás aclaró que todo el dinero para financiar el proyecto y las ayudas proviene de donaciones de particulares y de empresas. La sede central de Fundación Sí se encarga de recaudar los fondos y distribuirlos entre las sedes. "Recibimos artículos de limpieza o alimentos no perecederos y acá nosotros compramos la comida fresca, como carne y verduras. Cualquier persona que quiera aportar puede hacerlo a través de la página web (www.fundacionsi.org.ar. Con quince voluntarios que donen 500 pesos por mes, se pueden solventar los gastos de uno de los residentes", indicó.

Fueron más de dos mil los jóvenes que se inscribieron para conseguir un lugar en los distintos hogares que tienen en el país y hubo un largo proceso de selección, que tuvo en cuenta, principalmente, la posición socioeconómica de los aspirantes y su voluntad por estudiar una carrera.

Quienes llegarán a la casa mercedina provienen de algunos pueblos y parajes del interior de San Luis y de otras provincias como Córdoba, Mendoza, Santa Fe, Salta y Santiago del Estero.

"Este fin de semana ya llegan los primeros siete, que son quienes van a estudiar en la Universidad Nacional de Villa Mercedes (UNViMe) y empiezan este lunes", contó Valentín, otro de los hermanos Díaz que integra la organización, y agregó que también hay ingresantes para la Universidad Nacional de San Luis (UNSL) y el Instituto de Formación Docente Continua (IFDC). La elección de las carreras es variada, aunque prevalecen las de salud, como Kinesiología, y las ingenierías.

Yuliana Cuello, por ejemplo, llegó desde un pueblo de 300 habitantes de Traslasierra. "Para mí, es algo maravilloso lo que hace la fundación. Es una ayuda tremenda, porque mi primera opción era viajar a Córdoba y alquilar, que está carísimo y mi familia no cuenta con los recursos, además de los gastos de alimentación. Acá nos dan de todo y es una bendición haber sido seleccionada", expresó la joven.

Mientras que Perla Quispe bajó desde el norte argentino, casi en el límite con Bolivia, e hizo dos días de viaje para llegar desde su Salta natal a Villa Mercedes. "Yo quería estudiar Ingeniería en Sistemas, pero no tenía los medios para hacerlo. Y yo no sabía que había tanta gente que estaba dispuesta a colaborar con personas que ni siquiera conocen. Cuando supe de esto, me replanteé lo de hacer voluntariados, porque esas ganas de ayudar se contagian", expresó.

Las y los residentes también cuentan con la guía de voluntarios, quienes los acompañan en la inserción en la vida universitaria y en la ciudad.

Publicidad