Violencia institucional: La suspensión a docentes de la UNSL regirá en febrero

El Consejo Directivo de la unidad académica decidió apartarlos de sus cargos por al menos treinta días.


Los tres docentes de la Facultad de Psicología (FaPsi) de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL) señalados como responsables de ejercer violencia institucional contra sus estudiantes comenzarán a cumplir una suspensión a partir de febrero, luego del receso de verano. Así lo confirmó la decana de la unidad académica, Claudia Brusasca, quien afirmó que el caso, tras conocerse, causó una gran conmoción.

A mediados de la semana pasada, el Centro de Estudiantes de la FaPsi difundió en sus redes sociales un video que mostraba a los profesores de la cátedra Psicología Institucional Psicoanalítica, Carlos Díaz, Nicolás Katzer y Myriam Caminos, burlándose de una alumna que había rendido un final. Además, la conversación entre los tres catedráticos incluía comentarios discriminatorios y despectivos sobre una supuesta condición mental de la estudiante.

En el registro —correspondiente a una mesa de examen virtual de septiembre y que los propios docentes subieron a la plataforma de Classroom— queda en evidencia cómo Díaz afirma que "Katzer la mandó a terapia directo", a lo que Caminos responde con una carcajada jocosa.

"¿Pero en cuántos finales usan a los docentes como encuentro de un tratamiento de una problemática de ellos, que no tiene nada que ver con lo académico?", pregunta Katzer, seguido de la afirmación: "Creo que es la chica que mandaron al psiquiatra". Ante esa conjetura, Díaz agrega: "¡Ah, se le nota alguna cosita!", a lo que Katzer asiente.

Tras recibir la prueba fílmica, el Centro de Estudiantes de la FaPsi hizo una presentación formal del video junto a una nota ante el Consejo Directivo de la unidad académica, que en su última sesión del año decidió apartar a los tres profesores por el término de treinta días corridos, a partir de febrero.

La suspensión preventiva también fue acompañada de la apertura de una investigación sumarial "para precisar todas las circunstancias, reunir los elementos necesarios tendientes a esclarecer las irregularidades, individualizar a los responsables y de acuerdo a lo que se indague e investigue, tomar las medidas que correspondan", explicó la decana de la Fapsi en el programa "Nada Secreto", de Radio Universidad de la UNSL.

"El impacto ha sido tremendo, muy movilizador. Hemos tenido situaciones previas que han sido indagadas en 2019, que terminaron cerrándose porque no se aportaron las pruebas necesarias en su momento. Los protocolos están, inclusive son proyectos propios de extensión y tenemos recursos humanos para trabajar estos temas", sostuvo Brusasca.

Además, dijo que la Secretaría Académica, como también la Secretaría General y Administrativa contactaron al equipo docente, pero aún resta comunicarse con los estudiantes damnificados para iniciar el proceso de indagación sobre lo sucedido. Señaló que por ese motivo aún no tienen conocimiento de quiénes son las personas implicadas de manera directa en el caso.

"Estamos a la espera de que se esclarezca esta situación a la brevedad, pero nos atraviesa un receso de verano. Al regreso esperamos continuar con el curso de la investigación, para la que implementamos de manera inmediata todos los mecanismos institucionales previstos para esclarecer los hechos. Hemos enviado un comunicado a toda la comunidad de nuestra facultad para erradicar todo tipo de violencia y fortalecer la cultura de la paz en lo que es la convivencia institucional", sostuvo Brusasca.

Más casos

Según afirmó la presidenta del Centro de Estudiantes de la FaPsi, Malena Niemetz, no es la primera vez que reciben denuncias de colegas, quienes aseguran que el maltrato hacia el estudiantado es moneda corriente. Sin embargo, aseguró que son pocos los casos que salen a la luz debido a que entre las víctimas temen represalias y exposición en caso de denunciarlos.

"Las denuncias por violencia institucional en la Universidad Nacional de San Luis son permanentes, tuvimos un caso reciente en la Facultad de Química. Necesitamos un protocolo contra la violencia institucional para que esté protocolizado el accionar ante estas situaciones, si no, es tener que enfrentarnos cada vez que sucede algo de este tipo y a que nos digan que no sirve que las denuncias sean anónimas, porque exigen que firmen los damnificados. Los estudiantes tienen mucho miedo de informar sobre este tipo de cosas porque puede llegar a significar que les trabe la carrera", indicó Niemetz.

Publicidad