Violento sábado: Hubo dos apuñalados y dos golpeados en cuatro altercados

foto: Ilustrativa
foto: Ilustrativa

Todos los disturbios ocurrieron en juntadas en las que ingerían alcohol. Por uno de los casos hay un detenido.


Entre las 6:30 y 7:30 del sábado, cuatro peleas que ocurrieron en distintos sectores de la ciudad capital dejaron como saldo dos personas apuñaladas y otras dos que fueron hospitalizadas por presentar heridas producto de golpes. Además, un hombre fue detenido por golpear a su hermana.

El primero de los hechos sucedió en el barrio 123 Viviendas, situado en la zona noreste de la ciudad, tras una discusión entre vecinos. A Ignacio Agustín Giménez, de 24 años, le pegaron en la cabeza y permanece internado.

Según relató el jefe de la Comisaría 7ª, comisario Cristian Sosa, cuando los agentes llegaron a la casa 5 de la manzana 431, Giménez ya había sido trasladado en un auto particular al Hospital Cerro de la Cruz. “El golpe fue a la altura de la frente y recibió varios puntos de sutura. Permanece internado por prevención, ya que es un golpe severo. Aún intentamos determinar qué usó el agresor para herirlo”, relató.

La familia de la víctima denunció que el inconveniente comenzó cuando Giménez tuvo un entredicho con un vecino de apellido Domínguez y eso desencadenó el altercado entre familiares de ambos.

A media mañana del sábado, la Policía le recibió la denuncia a una joven de apellido Ferradans, quien dijo que resultó lastimada en medio de una gresca, aunque las heridas no eran visibles.

Con el fin de avanzar en el esclarecimiento de lo ocurrido, la Policía Científica hizo pericias, fotografías y planimetría en la escena. Trascendió que en el lugar había gran cantidad de manchas de sangre, que se presume que son del joven de 24 años.

Sosa detalló que hasta el momento no hay personas detenidas y agregó que en el hecho tomó intervención la fiscal María Eugenia Zabala Chacur.

No quiso denunciar

Minutos más tarde, en el barrio 500 Viviendas Norte, mientras efectivos del Comando Radioeléctrico hacían un patrullaje de prevención a la altura de la manzana 94, encontraron un joven de 17 años en la calle. Presentaba una herida a la altura de la ingle, del lado derecho, producida por un arma blanca.

Ofuscado, se negó a hacerse revisar por los médicos, contó una fuente del procedimiento. Y dijo que el chico manifestó saber quién lo agredió, aunque se negó totalmente a realizar denuncia. Dio a entender que se trató de un ajuste de cuentas y que iba a arreglar la situación por su cuenta.

El padre del lesionado llegó al lugar mientras la Policía se entrevistaba con su hijo y optó por llevarlo de manera particular al Hospital Cerro de la Cruz.

Un reguero de sangre

Ya pasadas las 7:20, un llamado alertó a la Policía sobre otro herido con elemento cortante en Cuba al 1750, en el barrio Parque de las Naciones. El subjefe de la Comisaría 2ª, comisario Rubén Ochoa, informó que una mujer de 63 años contó que su hijo de 40 había llegado al domicilio ensangrentado. “Fue un hecho confuso, al menos por lo que contó el hombre, de apellido Alfonso. Dijo que había estado con otras personas en una reunión —NdP: en la que habría habido ingesta de alcohol, creen los investigadores— y luego se gestó una discusión y terminó apuñalado a la altura del glúteo. Durante la pelea, también le robaron dinero, pero se negó a radicar la denuncia”, informó el comisario Ochoa.

Por el tamaño de la herida, los médicos del Sempro lo trasladaron al Hospital Cerro de la Cruz, donde le realizaron una sutura y continuaba su recuperación.

Cuando hicieron las diligencias correspondientes, pudieron constatar que las manchas hemáticas recorrían algunas cuadras y concluían en una vivienda de Aristóbulo del Valle al 950. Allí, según denunció, se produjo el altercado.

En el barrio Scac

El último hecho ocurrió en el lote 28 del barrio Scac. Daniel Osvaldo Bustos, de 31 años, fue detenido por tornarse violento con su propia familia, golpear a su hermana y hacerles frente a policías.

Una fuente de la Comisaría 38ª comunicó que Bustos, su hermana y otras personas participaban de una juntada en la que no faltó el alcohol. La víctima, de 26 años, precisó asistencia por parte de los médicos del Sempro.

“Cuando el móvil arribó y atendían a la chica, Bustos estaba muy agresivo y quería pegarles a otras personas que estaban en la

reunión. Incluso había parientes de él. En el momento que intentaron reducirlo, quiso arremeter contra los agentes y lo arrestaron”, resumió la fuente.

Las autoridades policiales coincidieron, en todos los casos, en su presunción de que el excesivo consumo del alcohol fue el principal motivo de los disturbios que dejaron heridos.

Publicidad